LOS TRES PRINCIPIOS ELEMENTALES DE LA OSTEOPATÍA

229aff447cdce2b68552f019920cbde3--manhattan

 

El enfoque osteopático a cualquier nivel del cuerpo humano abarca siempre los tres principios del la Osteopatía, que son:

La HOMEOSTASIS, es decir el principio según el cual el cuerpo posee en sí mismo, en las condiciones normales, el potencial de luchar contra las agresiones, hasta que esas fuerzas superan las defensas internas, generando lesiones, fuentes de varias patologías. Es la capacidad de absorber todos los golpes, psíquicos y físicos, de cada tejido del cuerpo.

La UNIDAD de este ser humano como unidad indivisible de estabilidad y movilidad, en relación con su medio ambiente. Es decir, un sistema de sistemas internos en relación con su sistema exterior, el ambiental. Cada movimiento es particular de una estructura pero trabajan en unidad.

La RELACIÓN ENTRE ESTRUCTURA Y FUNCIÓN, que abarca las dos precedentes. Es la más conocida. Subrayamos, por ejemplo, que para restablecer la función en su totalidad, es imprescindible tomar siempre en cuenta su estructura completa.

Con el fin de mantener esta unidad doctrinal osteopática, cualquier enfoque clínico, terapéutico o gestual, deben respetar sus principios fundamentales que son la unidad del cuerpo, su potencial homeostásico y también la relación estructura función.

 

medicina-alternativa-acosta-39-728

 

 

DIFERENCIA CONCEPTUAL ENTRE EL ENFOQUE OSTEOPÁTICO Y EL DE LA MEDICINA CLÁSICA:

La filosofía de la osteopatía no tiene bases en la filosofía de la medicina clásica. Pues la meta de la Osteopatía es sencillamente de dar al cuerpo su libertad en todos sus niveles, permitiendo la expresión de la vida (entendiendo por vida al movimiento), para que pueda manifestarse a este nivel en que se expresa, tanto en el orden de su movimiento general como en cada uno de sus movimientos particulares.

“El cuerpo puede expresar entonces totalmente su vida”

Se realiza una lectura peculiar, tanto al nivel corporal de cada una de sus articulaciones, de cada una de sus funciones, como de cada uno de sus órganos.

No es tratar síntomas, ya que el cuerpo puede hacerlo si se le permite a la vida expresarse tras él.

 

Restaurando el propio poder de curación del cuerpo, entonces todas sus funciones se normalizan.

 

Alain Gehin, Dr. O. – EADOPA – 2004

 

Lic. María Laura Coscia

 

 

 

Advertisements

¿CÓMO NACE LA OSTEOPATÍA ?

44

 

La historia de la humanidad nos enseña indudablemente que en todo tiempo y en todos los lugares, los hombres han aliviado a sus congéneres utilizando manipulaciones articulares. Si los algebristas constituyen parte de esta historia, es a Hipócrates (el padre de la medicina) a quien corresponde el honor de ser el primero en escribir sobre este asunto, en un capítulo llamado “Periarthron” (de las articulaciones). Luego Galeno se enteró a su turno de la columna vertebral. Su famosa curación de “Pausanias” demostró su interés en ello, escribiendo por ejemplo que cuando una raíz nerviosa viniendo de la médula está atacada, se debe dar importancia a la columna vertebral. Y en el transcurso de los años otros médicos famosos demostraron su atención, tales como Avicena y Ambroise Paré, entre otros.

Después los progresos del conocimiento de la patología infecciosa pusieron freno a este interés médico más o menos embrionario para esas prácticas manuales, en el ámbito médico ortodoxo.

Pero ya paralelamente se había desarrollado desde la noche de los tiempos, ciertas maniobras manuales practicadas por los que llamaríamos ahora “empíricos” (no es el empirismo la fuente de todos los progresos de la medicina clásica?).

Los ponían en práctica cada vez que las circunstancias lo requerían. Esto empezaba con la vuelta en forma necesaria para la realización de un trabajo después de desarrollarse primero con la preparación física de los atletas en la arena. Y esas técnicas se estaban desarrollando considerablemente, formando verdaderos especialistas que fueron virtuosos, cuya fama superaba a la de los médicos. Desarrollados por fuera de la medicina, pero sumisos a la necesidad del ámbito, esos especialistas herederos de una medicina cuyas bases no fueron las de la enseñanza en la facultad, formaron verdaderos hombres del Arte: Los Rebouteux, Rhabilleurs en Francia, los Bone-setters en Inglaterra, los algebristas en España, los Feltchers en Polonia, los Hueseros en América del Sur, etc.

No tenemos que olvidar que en esta época hubo más Rebouteux al servicio de la Corte del Rey de Francia que médicos.

Pero este Arte se desarrolló en todos los países, como por ejemplo en los Estados Unidos por iniciativa de los inmigrantes, insertándose en el Nuevo Mundo. Es allí que nació la Osteopatía oficialmente en 1874, con el impulso de Andrew Taylor Still.

Esta izquierda de esos practicadores tradicionales fue tan talentosa que los médicos, sobre todo a lo largo del siglo XlX, se enteraron particularmente del algebrismo. Sir J. Paget, uno de los más grandes cirujanos de su época, escribía “aprenda a imitar lo bueno y a evitar lo que es malo en las prácticas de los algebristas”. Pero lo hemos visto ya, este desarrollo paralelo de este arte tradicional con la medicina, presente en la época y en todas partes del mundo, había dado luz a la Osteopatía, como dará a luz casi simultáneamente a la Quiropraxia, luego a la Etiopatía, etc.

Entonces Andrew Taylor Still crea la Osteopatía, después de haber dudado de la medicina oficial desde 1864, perdiendo una vez tras otra a tres de sus hijos. Adquirió la convicción de que Dios había hecho a su criatura la más perfecta con defensas naturales. Cuando todas las partes del cuerpo están ordenadas, el ser humano está bien de salud, y que al contrario, cuando no lo están, la enfermedad se presenta.

El arte de la osteopatía es de restablecer una situación normal en el organismo desde su estado anormal: de éste nuevo cambio de estado vendrá de vuelta a la salud.

La Osteopatía había nacido. Éste arte médico abarcaba por primera vez el diagnóstico manual con palpación al fin de descubrir todas las bajas de movilidad a todos los niveles orgánicos, la puesta en práctica de técnicas al nivel de los tejidos conjuntivos, de los órganos y manipulaciones articulares. Por fin todo lo que existe todavía hoy en día después fue perfeccionado, afinado, acrisolado, y poco a poco completado a la luz de los nuevos conocimientos anatómicos, fisiológicos biomecánicos y gestuales. A. T. Still abrió su primera escuela en 1882 “American School of Osteopathy” en Kirksville, y en 1897 el diploma de Doctor en Osteopatía fue oficialmente reconocido.

Luego otras escuelas se crearon y se desarrollaron. Más tarde un alumno de Still, Little-John, fue el primero que “importó” la osteopatía en Inglaterra. La “British School of Osteopathy” nació. El primer puente con Europa había sido construido: la Osteopatía empieza su desarrollo en el Continente Viejo.

Alain Gehin, Dr. O. – EADOPA – 2004

Lic. María Laura Coscia