TRAMPAS DEL SISTEMA PARA DISTRAERNOS, ENFERMARNOS Y RETRASAR LA EVOLUCIÓN HUMANA

ant11

Lo urgente que debemos comprender es que un día vamos a morir. Esto nos ayuda a aprovechar la vida en este plano y a enfocarnos en lo que realmente importa. A menos que uno haya buceado en las profundidades del Ser y conozca su misión y destino (el momento en que abandonará su cuerpo físico), la muerte puede llegar en cualquier momento. Y todo lo que no hayamos logrado hasta ese momento, seguirá pendiente para nuestra próxima visita a la Tierra. Entonces, ¿para qué seguir perdiendo tiempo, siempre haciendo algo, siempre ocupados? Es muy placentero como seres sociales pasar tiempo con nuestros seres queridos y amistades, pero no olvidemos que para evolucionar y salir de la mente debemos aprender a permanecer en soledad. Sólo cuando no tenemos estímulos externos que nos distraigan, podemos sumergirnos en el reino de la verdad y la luz, que es de donde venimos, donde realmente estamos y a donde iremos cuando llegue la muerte física. Este reino es nuestro verdadero hogar y no tiene nada que ver con lo que percibimos todos los días en estado ordinario de conciencia, es decir, a través de nuestra personalidad condicionada y nuestros sentidos.

El equilibrio justo entre el mundo exterior e interior es muy sutil. Salvo que uno ya haya venido al mundo en estado de maestría, que sucede en raros casos, aprendemos este equilibrio a través de nuestros errores. Nos dedicamos exclusivamente a la meditación y al crecimiento interior, y descuidamos la tierra, o nos tentamos con los placeres físicos y distracciones del mundo, olvidándonos de nuestro Ser eterno. Estamos tan acostumbrados a los polos, a los extremos, que encontrar el balance perfecto entre ocuparnos de las tareas cotidianas y dedicar tiempo a nuestra evolución se torna todo un desafío.

Todo comienza con la intención. Una vez que está firme la intención, podemos dirigir la atención hacia donde nosotros queramos. Ponemos la intención en comprar un automóvil, entonces nuestra atención comienza a mirar hacia afuera. Buscamos en mercado libre, pensamos en el auto, hablamos con personas que tengan auto, miramos precios, ahorramos.

Si deseamos pareja, ponemos nuestra intención en encontrar al hombre o mujer ideal, y entonces también pensamos en ello, estamos atentos ante las circunstancias, en reuniones sociales nos mostramos abiertos, y miramos a nuestro alrededor cuando caminamos por las calles.

Muy pocas personas tienen su intención puesta en encontrar su luz interior (o en volver a su verdadero hogar). La gran masa de gente vive en estado de sonambulismo. A un grupo pequeño de personas les resulta familiar los temas espirituales. Otro grupo mas pequeño aún, practica diversas técnicas o meditaciones para vivir mejor y ser más felices. Pero sólo algunos casos excepcionales han puesto toda su intención en recordar y experimentar quienes son realmente en esta vida, como prioridad y a cualquier costo, perdiendo interés por todo lo demás que pueda ofrecerle el mundo.

La ilusión es el conjunto cuerpo-mente. Tanto el cuerpo como la mente, existen gracias a que nosotros (la divinidad) existíamos primero. Los creamos para vivir nuestra experiencia en la Tierra. Debemos observarlos como instrumentos meramente temporales. Cuando creemos que somos ellos, estamos perdidos e identificados con nuestro ego. Siempre expuestos al sufrimiento. Deberíamos exigir que nos obedezcan. Lo natural es que ambos, mente y cuerpo, estén bajo nuestras órdenes, ya que somos sus creadores y los que les damos realidad. Somos la energía que permite que ambos funcionen.

El mundo está vacío. Es un teatro, un escenario. El Ser le da realidad al mundo exterior. El mundo no tiene esencia, es superficial. Si desapareciera hoy mismo, si no quedara nada, todos nosotros seguiríamos bien vivos. En otros planos, pero con nuestra misma conciencia y estado evolutivo. Somos eternos, nunca nacimos, nunca moriremos. En cambio, el mundo fue creado. Tiene un principio y un final, de la misma manera que nuestro cuerpo. De hecho, el planeta físico también es un cuerpo con necesidades y requiere cuidado igual que el nuestro, y a su vez el Universo entero materializado es el cuerpo del Creador. Darle importancia desmedida a un teatro, olvidándonos que solo estamos jugando pequeño papel, es vivir en la Matrix, en la ilusión. Es creerle a esta sociedad dormida y seguir sus tendencias, que fueron creadas por personas malignas para que el ser humano se pierda de su eje y así poder dominar, esclavizar y manipular a las masas.

El sistema te dice: debes ir al colegio para ser una persona de bien (aunque en la escuela solo se nutre al intelecto, olvidando todas las demás partes del ser humano, creando así personas desequilibradas y dormidas). Luego a la universidad para ser alguien (cuando ya lo somos, ¿como podríamos no serlo?). Después encuentra una chica o chico, cásate y forma una familia. Trabaja y haz dinero. Intenta ser de vez en cuando feliz. A los 40 o 50 empiezan los problemas de salud, y debes comenzar a tomar medicamentos. Esto por supuesto, porque nunca te enseñaron a alimentarte correctamente, a soltar el pensamiento compulsivo, y a vivir en forma equilibrada emocionalmente. Con el paso de los años, comenzarás a ver menos, escuchar menos, tu cuerpo se deteriorará. Envejecerás y ya no serás admirado por tu belleza, querrás ser joven nuevamente, y si no tienes mucho dinero o eres una figura reconocida, nadie te prestará atención (salvo tus seres queridos). Un día morirás, probablemente de una enfermedad terminal o un ataque al corazón. Después de este ciclo, algunos pocos te recordarán, hasta que ellos también mueran y entonces pasarás a la historia.

Esto es lo que promueven. Y lo creemos. Y como todos sabemos, si esa es nuestra creencia se transforma en nuestra experiencia. Todo esto es el show del ego. Es vivir identificados con nuestro falso yo. Con la personalidad condicionada que tiene como líder al ego. Es no ser concientes (no en teoría, sino en lo concreto y cotidiano) del verdadero potencial humano, y por consiguiente, no manifestarlo. Eso es lo que los seres que gobiernan al mundo desean. Y para ello trabajan noche y día. Porque cuando uno cree que es una persona con limitaciones, con un cuerpo que envejece, y sin poder para elegir exactamente la vida que quiere vivir, se transforma en un esclavo del sistema. Es por eso que la mayoría de los seres humanos son presa fácil. Son esclavizados de maneras sutiles (ya que ni siquiera saben que son esclavos) por no saber quienes son realmente. Cuando un número suficiente recordemos este conocimiento, ellos, los líderes actuales, perderán todo poder y todo sistema de control caerá.

Las estrategias para esclavizar y tácticas de distracción más importantes son:

  1. Promover y consumir alimentos malsanos (prácticamente todos en la industria).Esto esta asociado también a la industria farmacéutica, ya que los medicamentos existen para tratar en gran parte los síntomas (y no la cura) de esta mala alimentación. Los grupos básicos de alimentos nocivos para la salud son: harinas blancas, azúcar, lacteos, embutidos, cadáveres de todo tipo (carne como le llaman), y alimentos procesados (snacks).
  2. Trabajar para comer. Firmemente esta arraigada la creencia de que hay que ganarse el pan de cada día, cuando la Tierra tiene todo lo que necesitamos para vivir en abundancia. La mayoría de las personas trabajan 8 o 10 hs por día, para subsistir (muchos ni siquiera llegan a eso), y por el cansancio y el stress, restando el tiempo que deben pasar con su familia y distraerse los fines de semana, no queda mucho espacio para dedicarse a la evolución y al desarrollo de la conciencia. La atención está puesta en la supervivencia. De esta manera, no hay verdadero crecimiento espiritual. Necesitamos liberarnos del trabajo (el primer paso es poner la intención en esto), y usar nuestro tiempo en realizar la verdad de lo que somos, no en ganar plata para comer, vestirnos, y viajar.
  3. El consumo. Publicidades para comprar todo tipo de cosas, alimentan al ego haciendo creer que la felicidad esta afuera y no adentro. El nuevo slogan de Coca Cola es ahora “destapa felicidad”. Estos mensajes subliminares y muchas veces otros más directos, operan de manera masiva en todas las áreas, creando falsas promesas de bienestar que en realidad que nunca llega.
  4. Facebook, whats up, Twitter, etc. Estas trampas son muy sutiles. Tan sutiles que hasta muchas personas espirituales caen en ellas. Facebook pareciera que fue creado para charlar con tus amigos y conocer gente nueva. Pero no es así. Facebook es una distracción. Muchas personas dicen no ser adictas, pero lo son. ¿Que puede reemplazar en beneficios internos a media hora de meditación en silencio? ¿o visualizaciones enfocadas en sanarnos, equilibrarnos, y cambiar las condiciones de nuestra vida que no nos gustan? Cuando Facebook no se usa con fines de promover la luz y la conciencia, y de manera muy medida, se transforma en tu enemigo. El tiempo que inviertes pegando fotos, mirando frases positivas, y charlando con gente, úsalo para meditar en silencio y profundizar en tu interior. Empieza a hacerlo ahora, sin expectativas, con paciencia, y verás los resultados.
  5. Nombrar las cosas por su verdadero nombre. Voy a comer carne (voy a comer cadáveres torturados y esclavizados). Fumo cinco cigarrillos por día (aspiro cinco dosis de veneno por día). Me voy a conectar un rato a facebook o whats up. (me voy a desconectar un rato de mí). Tengo 80 amigos (tengo 76 personas que no conozco y nunca conoceré).

Pareciera que los foros espirituales y páginas de gente afín ayuda. Pero detente a observar. ¿Realmente hay cambios en tu vida y en tu estado interno por compartir charlas, ver fotos, imágenes, y leer textos de maestros espirituales? ¿Has encontrado el gozo que produce el contacto directo con el Ser en estado meditativo? Como decía un gran maestro. “La mayor parte de tu tiempo úsalo para encontrar a Dios (en meditación profunda). Una parte menor, para leer libros que te ayuden a ganar tiempo en este encuentro. Y sólo una ínfima parte de tu vida, déjala para distraerte en reuniones sociales”.

Cuando esto esta invertido, estamos perdiendo nuestro valioso tiempo en la Tierra, presos del ego y del sistema con sus peligrosas trampas para distraernos.

Debemos recuperar nuestra libertad. Tomar plena conciencia de que estamos viviendo en un 5% de nuestro verdadero potencial. Y en casos excepcionales, en un 15 o 20%. .Nuestra vida debe estar orientada a abandonar la mente. Debemos cerrar los ojos y mirar hacia adentro. La mayor cantidad de veces al día, pero sin caer en la irresponsabilidad de descuidar nuestras obligaciones. Sacar toda nuestra atención del afuera. Profundizar en el silencio interior y en el amor infinito, conciente, todo gozo y toda dicha, que está en este preciso momento dentro nuestro. Es un gozo indescriptible, que supera ampliamente todo cuanto el mundo pueda ofrecerte. Toda experiencia relacionada a los sentidos (sexo, comida, placeres, viajes, etc). Cuando digo esto lo digo porque lo he experimentado. Sólo así tengo margen de referencia y puedo compararlos. Inclusive el amor de una mujer u hombre, que es lo más buscado por el ego, es infinitamente inferior.

Cuanto antes nos demos cuenta de que somos esclavos y que nuestra vida podría ser totalmente distinta si nosotros simplemente cambiáramos nuestro foco de atención y nuestra intención, antes vamos a recuperar nuestra libertad, y nos transformaremos en reyes de nuestras circunstancias, de nuestros pensamientos y de nuestro sentir.

 

LIC. FERNAN MAKAROFF

 

ant22

 

 

 

Advertisements

3 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s