FLUIR… LA NAVE HACIA LA CREACION!

 

Fluir significa dejar  que las cosas SEAN, que pase lo que sentimos para que se manifieste nuestro mayor bien. Pero cuando algo deja de fluir es porque realmente dejamos que pase o le ponemos limites? Si le estamos poniendo límites no estamos dejando que fluya. Que paradoja, no?

Cuando uno habla de fluir habla de fluir desde el Amor, pero si a ese fluir le ponemos miedo y nos manejamos desde ese lugar,  no va a seguir fluyendo o van a aparecer las alertas de la mente que nos dicen que esto nos va a traer problemas, nos va a sacar del lugar de eje, de lo que sabemos conocido, de lo seguro.

Entonces empezamos a poner trabas y no dejamos que fluya. Ahí es donde tenemos que preguntarnos: “le voy a dar lugar al miedo a lo desconocido o al juicio mental cuando sé que en este  presente ese fluir me trae Felicidad?”.

El hecho de preocuparnos por un futuro significa que aun pensamos en el tiempo, si el tiempo no existe, para qué tenerlo en cuenta? De todas maneras si no es para nosotros, dejará de fluir y ahí sí nos preguntaremos que es lo que deseamos ahora.

Cuando le doy lugar a la mente, esa arma tan poderosa y tan maravillosa que tenemos, es el momento en donde puedo crear. Crear mi realidad, crear mi presente, crear cosas nuevas, porque la creatividad y la imaginación vienen de la mente,  de una mente despierta. Pero la manifestación de todo eso va a venir desde otro lugar, va a venir desde el maestro interno, desde el  corazón.

Si tenemos en cuenta la teoría que dice que la mente emite una onda eléctrica y el corazón una onda magnética y que cuando corazón y mente están de acuerdo se genera una onda electromagnética y todo fluye, entonces por que hay cosas que no fluyen cuando realmente las deseamos y no podemos crear?

Vamos a suponer que deseo algo y eso que deseo no se manifiesta, por qué? Si lo deseo y lo siento y lo pienso y me siento bien. Por qué no fluye?  Si me imagino viviendo en un lugar que no conozco, que he visto en fotos, que quizás tengo algún registro interno de que alguna vez estuve ahí y ahí pertenezco. Y me siento en paz y me siento feliz imaginándome viviendo en ese lugar, con ese paisaje, con las posibles vivencias.. y mi corazón se siente feliz entonces ahí mi mente y mi corazón generan una onda electromagnética donde tendría que manifestarse el estar viviendo en ese lugar, dejando que todo fluya.  Por qué aún no vivo en ese lugar y no me mudo y las cosas no se me dan, no fluye?

Porque quizás en ese lugar donde no conozco el idioma y es lejano, en el fondo mi mente me dice: “y si no te adaptas al idioma?, y si extrañas a la gente que conoces, a la familia?, y si realmente no es como vos crees?”.

Ese miedo, ese manejo desde el miedo y la incertidumbre hace que no fluya lo que realmente deseo y haga apego a lo que conozco. O quizás doy permiso a que el juicio de los otros me sienten en el lugar de la duda.

Entonces cuando aprendamos o recordemos que dejar fluir significa sacar la mente, crear y dejarla a un lado para que se manifieste a través del corazón, ahí vamos a poder ver y vivir lo lindo y lo nuevo de este mundo. Ahí donde las creencias de las seguridades mentales no tienen lugar y vamos a manifestar una nueva realidad desde el amor.

El corazón no tiene miedos, el corazón siente, el corazón ES en este presente y no mide consecuencias ni mide amor, simplemente ES.

Quitémosle protagonismo a la mente  y la utilicémosla como nuestra aliada, como nuestra creadora y no como nuestra defensa, para poder realmente fluir desde el amor y no frenar los sucesos y justificamos internamente: esto no fluye.

La mente crea pero después se protege de los cambios, por eso es el sentimiento el que manifiesta la Creación. Crear consciente y desde el amor.

Nuestra Divinidad es ilimitada y sabia: Escuchemosla!!

Las cosas fluyen porque todo fluye si nuestro corazón lo desea.

 

 

En amor

María Laura Coscia

Imagen

LA MEDIDA DE LA FELICIDAD

Imagen

Cuantas cosas que pasan. Tan rápido, tan profundo, tan importante.

Qué es lo que queremos? Siempre anhelamos más, y si con lo que tenemos es suficiente? Cuál es el límite, quién dice cuál es la cantidad correcta? Respecto a que parámetro es mucho o poco?

Cuál es mi camino? El que yo elija. Porque siempre es el correcto, sólo depende de cómo se lo vive.

Ahora sólo hay que sentir, que disfrutar, que vivir. Paso a paso y todo camino se abre frente a nosotros, día a día.

Esperar? Por qué no. Esperar significa tener paciencia, la paciencia que hace que las cosas se concreten en el momento adecuado.

Cuanto amor doy? El valor de ese amor es la felicidad que siento, la plenitud.

La felicidad está en el corazón y es una forma de vida, una manera de manejarse, de manifestar nuestra esencia.

Nosotros somos FELICIDAD, por eso para sentirse “feliz” uno debe hacer felizmente cada acción que realiza, para poder manifestarla y disfrutarla.

La Felicidad no esta en lo que hago sino como lo hago, dese que parte de mi Ser. De mí depende “ver” mi felicidad y no pasarme la vida buscando algo que YA SOY.

El libre albedrio es la elección que hacemos en cada situación, si la vivimos desde el amor y guardamos esa experiencia como aprendizaje positivo, o si manifestamos ira, descontento, angustia, agobio en las situaciones que nos presenta la vida.

Cuando uno brinda bienestar a los demás, desde una caricia, una palabra, una contención, esta manifestando la felicidad que es y generando el despertar de ese condición dormida en el otro.

La iluminación es la transmutación de nuestras sombras, aceptarlas y asumirlas, poder cambiar nuestros patrones y manifestar nuestra plenitud para así vivir felices. Cuanto más amor demos la felicidad será nuestro sentimiento constante y la forma en que nos manejamos.

El amor no tiene medida..  siempre que sea autentico es la cantidad correcta!

MALAQUITA: “LA PIEDRA DEL MILENIO”

 

GRAN SANADORA Y DEPURADORA EMOCIONAL

 

La malaquita es una piedra semipreciosa  de color verde con bandas en tonos claro y oscuros.

Es muy poderosa y sólo debe usarse en su forma pulida y para uso externo pues es tóxica en su condición de polvo y  muy venenosa.

Energia: Receptiva.

Planeta: Venus

Elemento: Tierra

Poderes y usos mágicos: Protección, Poder, Amor,  Paz y Equilibrio. Simboliza la inteligencia y favorece la inspiración; es el símbolo de la creatividad y una de las piedras de la fortuna, el dinero y el éxito.

Signos afines: Leo, Aries, Acuario, Virgo, Capricornio, Cáncer, Tauro, Géminis, Escorpio y Sagitario.

Es una “piedra de transformación”, su espíritu te ayudará en los momentos de cambios, te impulsará a asumir riesgos y te dará la información sagrada que te lleva a tu evolución espiritual.  Muestra lo que nos impide el crecimiento, rompe vínculos no deseados, conceptos obsoletos y nos impulsa a lo nuevo. Sus efectos son directos e inmediatos.

Clarifica y activa todos los chakras y puede estimular eficientemente el del corazón y el de la garganta.  Es una piedra excelente para sacar todas las emociones reprimidas, reconocerlas y liberarlas.  Es de especial ayuda para ayudarnos a ver lo que no queremos ver.

Libera las inhibiciones y nos ayuda a expresar lo que sentimos, al tiempo que desarrolla la empatía hacia los demás haciéndonos ver cómo nos sentiríamos si estuvieramos en su lugar.  Alivia la timidez; resulta muy útil para sanar problemas psicosexuales, en especial cuando se deben experimentar experiencias traumáticas de vidas pasadas.  Favorece el proceso de renacimiento.

Puede usarse para facilitar la visión de la causa de una condición o enfermedad, dejándonos ver los desórdenes básicos que estén operando en el cuerpo físico, emocional, mental o espiritual y permitiéndonos liberarnos de ellos bajo una nueva conciencia.

Absorbe las radiaciones de cualquier tipo, limpia la contaminación electromagnética y cura las energías de la Tierra.  Posee una fuerte afinidad con la Naturaleza y el reino de las plantas y con todas las fuerzas dévicas.

Si una persona ha evolucionado notablemente y obra por la humanidad, la Malaquita le ayudará a cimentar energías mayores en el planeta.  Para los que están viviendo un proceso de purificación, la Malaquita actua como purgante y como espejo del subconsciente, donde queda reflejado todo lo que deba purificarse.

Estimula el razonamiento intuitivo e instintivo, permitiendo así el cambio que permita el avance.  También representa la fidelidad en el amor y la amistad, lealtad, entrega, camaradería y responsabilidad para socios en las transacciones de dinero.

Anima el progreso por la espiral de la infinita sabiduría, mientras  da fuerzas para el camino. La malaquita aterriza las energías espirituales en el planeta.

 

Propiedades curativas de la Malaquita

Es un puente de equilibrio entre todos los chakras, los limpia, los activa y sintoniza con el guía espiritual. Equilibra el plexo solar y el centro del corazón. Sobre el tercer ojo activa la visualización y la clarividencia. Sobre el corazón aporta equilibrio y armonía, y abre al amor incondicional. Sobre el plexo solar la Malaquita facilita una profunda curación emocional de experiencias negativas y viejos traumas del pasado. Se utiliza para bloqueos energéticos, dolor, angustia, cambios e inconstancia emocional.

Amplifica las energías positivas y las negativas. Absorbe las energías negativas y contaminantes de la atmósfera y del cuerpo. Protege contra la radiación de cualquier tipo. Limpia la contaminación electromagnética.

En el plano físico lleva rápido y eficaz el alivio en las zonas doloridas e hinchadas. Es útil para calambres, fracturas, inflamaciones articulares, tumores, mareos en los viajes y vértigo. Trata el páncreas y el bazo, y la glándula paratiroides. Se utiliza también para el asma, la artritis y la epilepsia.  Estimula el hígado para que libere toxinas, reduciendo la acidificación de los tejidos. Puesta alrededor de la cintura, trata la diabetes. Rebaja la presión sanguínea. Resuelve problemas oculares (sus vibraciones estimulan el nervio óptico) y amplia el campo visual. En el sistema respiratorio restaura la capacidad respiratoria profunda. También combate la dislexia.

Alinea el ADN y la estructura celular, y potencia el sistema inmunitario. Promueve la regeneración de tejidos.

Su vibración equilibrante restaura el sistema nervioso y armoniza los problemas de índole emocional. Lleva a manifestar sentimientos profundos y causas psicosomáticas. Libera las inhibiciones. Enseña a asumir responsabilidad por las propias acciones, pensamientos y sentimientos. Anima a expresar los sentimientos y ayuda a aliviar las alteraciones mentales, incluyendo las enfermedades psiquiátricas. Potencia la intuición y la comprensión, aleja las influencias psíquicas negativas, calma y relaja los procesos mentales por lo que combate la depresión. Equilibra hemisferios derecho / izquierdo del cerebro.

Su densidad no transparente absorbe fácilmente la energía y éste es el secreto de su poder y eficacia en las experiencias de meditación para facilitar la concentración y esclarecer aspectos inconscientes. Puede ser usada para la exploración interna. La piedra beneficia la intuición, la capacidad de visualizar, los pensamientos abstractos y  aumenta la velocidad del procesado de información.

Protección del mal de ojo. Especialmente recomendada para los niños pequeños.

 

Aplicaciones

Colocar una malaquita engarzada colgando del cuello o ponerla debajo de la almohada por las noches,  para eliminar las pesadillas y los pensamientos negativos.

Colocar una malaquita durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, sobre la frente, entre las dos cejas,  para combatir o prevenir la ansiedad y la depresión.

Colocar una malaquita durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, sobre el ombligo, para eliminar o prevenir todos los problemas del aparato digestivo.

Colocar una malaquita durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, dos dedos por debajo del ombligo para potenciar la fertilidad y la impotencia sexual.

 

NOTA: Debe ser limpiada antes y después de su uso.

 

 

 

 

LA TERAPIA CRANEOSACRAL Y EL CUERPO ENERGETICO

BIODINAMICA CRANEOSACRAL

 

La Terapia Craneosacral Biodinámica es un sistema de trabajo corporal basado en la existencia de fuerzas inherentes al ser humano que le dan vida y actúan como base de un funcionamiento equilibrado entre mente, cuerpo y espíritu, que nos permite estar en contacto con las dimensiones esenciales de nuestra alma.

Se considera que el propio cuerpo tiene su propia matriz original a la que siempre recurre para volver a la forma cuando hay un desequilibrio en el organismo. Cuando el cuerpo no puede volver a su matriz original, es cuando sentimos los síntomas. El cuerpo busca recuperar su salud.Con la técnica biodinámica, lo que logramos es aumentar esta potencia para acompañar al organismo en su recorrido hacia un estado más equilibrado y de bienestar.

Cada persona tiene una sabiduría curativa interna que se desplegará y se expresará cuando cuente con las condiciones necesarias para hacerlo. Esta sabiduría curativa es la esencia de esta terapia: es inherente a la persona, es innata. Conectamos con ella a través de nuestra percepción y de nuestra capacidad de relacionarnos con la salud inherente de la persona, independientemente de la enfermedad que nos presente.

La biodinámica  integra elementos de múltiples fuentes para crear una aproximación cuántica a la terapia craneosacral. Cuenta con una base energética, aunque sus efectos se registran como cambios en los tejidos y funciones corporales. Fortalece a la persona, trabaja con la sabiduría innata de sus cuerpos y les ofrece medios concretos para tratar las dinámicas energéticas que constituyen la raíz de todos los síntomas. Estas dinámicas energéticas son las fuerzas organizativas que ordenan las funciones vitales.

El terapeuta puede equilibrar la estructura corporal, influir en el metabolismo y llevar al sistema nervioso a un mayor equilibrio. También ayuda a acumular potencia gradualmente, incrementando la fuerza de vida primaria y potenciando la vitalidad corporal. El método biodinámico opera con las energías que subyacen a los síntomas, ayudándoles a encontrar su estado de equilibrio natural. Esto permite una reorganización de los tejidos y de las pautas energéticas corporales surgidas desde adentro. De este modo se anima al sistema de la persona a encontrar su propia resolución de las enfermedades y lesiones, y esto permite desplegar el proceso de curación desde dentro.

Cuando trabajamos con la biodinámica, lo hacemos desde una visión fisiológica en la reestructuración del propio sistema, que afectara al campo emocional. Estamos trabajando con el sistema, no con patologías concretas.

En vez de enfocarnos en partes fragmentadas o lesiones escuchamos el todo. Escuchamos las profundidades del sistema craneosacral, no realizamos nada, no buscamos la disfunción, no buscamos barreras o restricciones, simplemente nos sentamos y escuchamos los tejidos, observamos en el presente el movimiento en el corazón de la inercia. En vez de enfocar la atención en la enfermedad escuchamos la SALUD, la salud que nunca se pierde, que siempre está presente en el cianotipo perfecto dentro de nosotros desde el momento de la concepción.

La salud dirige el tratamiento.

 

Si fortalecemos el campo de energía humano,

la salud integral e innata del ser humano

se realiza de forma automática.

DESPUES DE LA SESION:

Paseo:

Después de cada sesión es una buena idea andar 5-10 minutos antes de coger o sentarse en el coche. El paseo ayuda al cuerpo a adaptarse a su nuevo equilibrio. El tráfico puede ser agotador y estresante, y según la situación particular puede hacer que sus tejidos se tensen de nuevo otra vez.

Entonces tómese tiempo para pasear después de la sesión.

Respeto:

Aunque pueda sentirse eufórico, con más fuerza, su cuerpo esta todavía vulnerable y adaptándose a un nuevo equilibrio durante algunas horas. Puede que se sienta capaz de hacer cualquier cosa, NO la haga, deje su cuerpo descansar y curarse. A pesar que su cuerpo haya sido equilibrado en un estado más normal de funcionamiento él todavía no se ha curado. La curación lleva tiempo, trate su cuerpo con respeto, evite cualquier actividad vigorosa o movimientos bruscos durante 1 o 2 días después de cada sesión.

Agua:

Beba mucha agua durante 2 días después de cada sesión. Algunos pacientes relatan una situación de fatiga, cansancio. Cuando los tejidos se liberan después de tiempo de estar muy tensos, puede haber una liberación de metabolitos en el torrente sanguíneo. Es una buena idea limpiarse aumentando la ingesta de agua.

Puede sentirse dolorido:

Según los problemas particulares puede sentirse dolorido después de las primeras 1 o 2 sesiones. Esto es una respuesta típica y significa que su cuerpo se está adaptando al nuevo equilibrio.

EVITAR SOBRE TRATAMIENTOS:

Demasiados tratamientos en un intervalo corto de tiempo puede ser sobreestimulación.

Evite fisioterapia, acupuntura, masajes… y otros tipos de tratamientos físicos durante los 2 o 3 días después de la sesión.

 Imagen

Terapias suaves osteopáticas

Las técnicas suaves osteopáticas se realizan sin acomodaciones bruscas o veloces articulares, sino por el contrario buscan la comodidad y confort del paciente a través de la relajación. Es una reprogramación lenta del sistema propioceptivo de la musculatura y fascias del cuerpo.

Ademas de generar una estimulación en la auto regulación corporal ofrece un balance energético al equilibrar sistemas de fuerzas intrínsecos corporales y disolver fijaciones del tejido que puedan provocar un estancamiento de energías.

Son muchas las herramientas que ofrece la osteopatía, asi que comencemos con las mas conocidas y efectivas.

Técnica Craneosacra(TCS):

Es una terapia suave basada en el movimiento rítmico y coordinado de los huesos craneales y el sacro, y consiste en la liberación de las posibles restricciones a dicho movimiento.

La TCS derivada de la Osteopatía, es una técnica manual sutil que permite al terapeuta trabajar sobre todas las estructuras del cuerpo: SNC, membranas durales, huesos, líquidos, músculos, fascias, órganos, etc. utilizando para ello un tacto sutil, no invasivo ni intrusivo.

El cuerpo se expresa y el terapeuta solo ha de esperar la información que envía el organismo del paciente. Este responde al tratamiento dando paso a sus propias fuerzas de recuperación que le llevarán a su estado natural de salud.

Movimiento del cráneo y el sacro

Este Ritmo Cráneo-Sacral es el resultado de la producción de Líquido Cefalorraquídeo dentro del cráneo, su distribución a lo largo de todo el canal medular, y la reabsorción de nuevo dentro del cráneo.

Todo este mecanismo está dirigido por el movimiento de la sínfisis esfeno-basilar que abre y cierra el ángulo articular, flexionándolo y extendiéndolo, dándonos como resultado el RITMO CRÁNEO-SACRO (RCS), independiente de otros ritmos corporales, que influye sobre el metabolismo del cuerpo y sobre cada una de sus células. Hace que los huesos del cráneo, como los del resto del organismo efectúen una rotación interna y externa, con una frecuencia de entre 6 a 12 ciclos/ min, de una forma suave y casi imperceptible.
Por este mecanismo, el cráneo tiene su movimiento que transmite por el canal medular hasta el sacro, y a través del sistema Fascial llega a todo el organismo, de tal manera que aunque estemos en absoluto reposo, todo nuestro cuerpo está en un movimiento fisiológico continuo. Por lo que el principio de la Osteopatía es: “Donde hay movimiento hay vida” el movimiento por tanto es el principio de la vida, y en la Terapia Cráneo-Sacral, de lo que se trata es de devolver, restaurar mediante un estímulo, (una información) la movilidad y función normal, es decir el terapeuta da una información no directriz, ante la que el cuerpo del paciente se pone en marcha hacia su normalización, estimulando la autorregulación corporal.

La Terapia Cráneo-Sacral trabaja sobre todas las estructuras del cuerpo: SNC, membranas durales, huesos, líquidos, músculos, fascias, órganos. De manera que en cada caso se usan unas técnicas diferentes según lo que se vaya a tratar.
Qué puede ser tratado con TCS?
Por la implicación del Sistema Cráneo-Sacral con el resto del organismo, son muchas las enfermedades ó disfunciones susceptibles de ser tratadas con TCS, especialmente cuando entre sus causas se encuentra la restricción del libre movimiento del sistema cráneo-sacro.
Concretamente:

. Autismo y trastorno de la conducta.
. Fibromialgia.
· ORL (otorrinolaringología) problemas cómo vértigos, mareos, Menière, sinusitis, acúfenos, tinnitus.
· Problemas de la vista: estrabismo sobre todo en niños.
· Dolor de cabeza, migrañas, hemicranealgias.
· Problemas cervicales: latigazo, contracturas, pinzamientos, adormecimiento de MM (miembros).
· Dolor de espalda a cualquier nivel. Ciáticas.
· En el Aparato Digestivo, patologías derivadas de una compresión del Vago.
· En el Aparato Cardio Respiratorio: problemas originados por el Parasimpático: tráquea, bronquios, corazón y vasos coronarios.
· Genitourinario: cistitis, retención etc.
· Reproductor: dismenorrea, amenorrea, menopausia, embarazo, parto, puerperio, etc.
· Aparato Locomotor: problemas derivados de traumatismos, fracturas ó adaptaciones posturales, incluyendo escoliosis, tendinitis, etc.
· Problemas neurológicos y emocionales: depresión endógena, depresión post parto.

Se recomienda como tratamiento preventivo ya que mejora el sistema inmunológico y aporta mayor energía, calidad de sueño y equilibrio físico y mental.

Inducción Miofascial:

L a inducción miofascial o liberación miofascial es una terapia dirigida a las fascias del cuerpo e inderectamente al resto del aparato locomotor y también al resto de estructuras y vísceras.

La fascia es un tejido conectivo que envuelve los músculos, huesos y articulaciones, vísceras y estructuras nerviosas y vasculares, protegiendo y manteniendo la estructura del cuerpo unido, dándole la forma que tiene. Al mismo tiempo que separa un compartimento para cada estructura, los une entre sí de forma que todas las fascias del cuerpo están unidas en una red.

Este tejido tiene un gran contenido en colágeno que puede sufrir acortamiento y endurecimiento (y con él la estructura en la que está integrado) cuando determinadas fuerzas actúan sobre él. La acción de estos “traumatismos” producen restricciones en la movilidad de las fascias que desembocan en alteración de la función y consecuente aparición de dolor. Como además el sistema fascial del cuerpo forma una red ininterrumpida, la lesión en una parte de la fascia puede causar alteraciones en otras zonas distantes a través de las compensaciones que hace el cuerpo. Estos “traumatismos” que pueden afectar a la fascia pueden ser tanto impactos mecánicos, golpes, caídas, intervenciones quirúrgicas, como vicios posturales, estrés y otras alteraciones emocionales.

La disfunción miofascial suele ser un dolor sordo y difícil de ubicar y describir y que con frecuencia es más intenso por la mañana, apareciendo con una cierta rigidez al despertar que va mejorando durante el día; se acompaña de dificultad para conciliar el sueño y para mantenerlo, fatiga e incluso con tendencias atópicas.

Las técnicas miofasciales aprovechan las propiedades coloidales del colágeno para influir en la forma de la fascia y liberar las restricciones que no dejan al colagéno presentar su estructura. Éste es capaz de volver a su forma líquida y maleable original mediante fuerzas externas, en concreto mediante fuerzas mantenidas de compresión o estiramiento.

El objetivo de las maniobras será eliminar restricciones locales, en el caso de las técnicas superficiales, y la liberación de los componentes colagenosos, lo que se conseguirá con las técnicas profundas.

En la terapia miofascial el paciente es tratado de manera global, prestando atención a toda la estructura y no solo a la zona dolorosa del paciente.

 

 

“Cuando el medico ha realizado un diagnostico y no existen contraindicaciones, entonces el osteópata puede actuar y aportar un considerable beneficio a las personas, más allá del simple alivio de las dolencias.”

 

 

 

Osteopatía

¿Qué es la Osteopatía?

La osteopatía es una terapia natural manual. Es un arte cuyo objetivo es reequilibrar los distintos sistemas del cuerpo humano, la normalización de los fluidos y de las diversas estructuras (articulaciones, músculos, órganos…) del cuerpo y la mente.

Parte del concepto de ser humano como ser único, formado por un cuerpo físico y un cuerpo mental, inseparables en la salud y en la enfermedad, por ello, realiza un abordaje integral del sujeto, interesándose no solo por la enfermedad o los síntomas motivo de consulta, sino por el verdadero origen de ese trastorno.

El objetivo es armonizar al individuo, teniendo presente que toda alteración de la estructura corporal repercute sobre la función de dichas estructuras, dando lugar a síntomas (dolor, falta de movimiento, estrés, cansancio).

¿Cómo es una sesión de osteopatía?

La sesión de osteopatía es siempre individual. Consta de un primer tiempo evaluativo y un segundo tiempo terapéutico. Una vez identificadas dichas estructuras se aplicaran las técnicas manuales pertinentes para normalizar la función y eliminar los síntomas del paciente.

¿Qué técnicas aplica la osteopatía?

Las técnicas de elección varían en función de las características del paciente (edad, sexo, enfermedades asociadas) y la naturaleza de la lesión (estructural, visceral, craneal, miofascial). La batería de técnicas incluye manipulaciones de alta velocidad, movilizaciones lentas, técnicas de tejidos blandos, técnicas miofasciales.

La aplicación de las técnicas se hará respetando el límite del dolor del paciente, sin sobre estimular los tejidos en disfunción.

¿Quién puede beneficiarse de la osteopatía?

La osteopatía no tiene limite de edad en su aplicación, desde el bebe al anciano se pueden mejorar mediante la aplicación de tratamientos específicos en función de sus necesidades. El hecho de aplicar técnicas manuales en las que el terapeuta esta en constante comunicación con el cuerpo del paciente hace posible que la edad no suponga un factor excluyente.

¿Cuándo acudir al osteópata?

Es el momento de acudir al osteópata cuando presentemos cualquiera de estas lesiones o síntomas relacionado con ellas:

* lesiones de espalda (cervicales, lumbares, pinzamientos, hernias, contracturas).

* lesiones deportivas (esguinces, luxaciones, sobrecargas muscular)

* patología músculo esquelética (artrosis, artritis, fibromialgia, osteoporosis)

* alteraciones vasculares (varices, piernas cansadas) y linfáticas.

* trastornos gastrointestinales (estreñimiento, aerofagia, hemorroides, hernia hiato)

* trastornos esfera cráneo cervical (cefaleas, migrañas, vértigos, mareos)

* alteraciones craneales del bebe (plagiocefalia, tortícolis)

* patología mandibular (bloqueo mandibular, chasquido, dolor, bruxismo)

* estrés y ansiedad.