EL AMOR A LO DESCONOCIDO

Amor1

La persona necesita tener todo bajo control. Necesita asegurar su futuro porque le teme. Necesita de la jubilación por miedo a la carencia. Necesita encontrar un compañero o compañera por miedo a la soledad. Quiere seguridad en todos los sentidos. No puede relajarse, no sabe confiar.

El sabio en cambio es juguetón. Se toma todo a la ligera y vive despreocupado porque confía plenamente en la Existencia. Sabe que siempre vendrá lo que necesita porque está unido a la fuente y jamás se olvida de ello. No le cree al mundo exterior ni a los datos de la “realidad”. Comprende que la sociedad está enferma y alienada, regida en base al control y al miedo, y no le otorga ningún poder. Al hombre sabio le gusta la expectativa; le entusiasma no saber nada. Cuanto menos sepa del futuro mejor. Le fascina ver como la Vida se las ingenia para poner en su camino aquello tan sorprendente que no es capaz de imaginar hoy.

Dime, ¿tú vives libremente y despreocupado o te dejas arrastrar por la corriente externa del miedo tal cual una oveja que necesita del rebaño para sentirse protegida? Déjate arrastrar por la sabiduría de la Creación. No te auto limites. Ábrete a todas las posibilidades. ¿No te das cuenta de que si tú controlas y planeas todo le impides a Dios desplegar su gran amorosidad e ingenio para hacerte llegar las maravillas que tiene preparadas para ti?

La incertidumbre es maravillosa. Abraza la incertidumbre, no le temas. Permítete jugar como un niño con su padre sin necesitar saber nada sobre el futuro, disfrutando sólo del tiempo presente. Juega así con la Vida. Permite que la Existencia te sorprenda; no te anticipes. No tengas preferencias. No necesitas saber nada sobre el futuro. ¿Para qué?. ¿No es más aburrido tener todo bajo control?. ¿Qué vida es esa?. La vida de un robot. De alguien que no se atreve a seguir el fluir de su corazón y vive encarcelado en los paradigmas familiares y sociales. Alguien manipulado por el sistema, engañado con que el esfuerzo y el sacrificio son necesarios. Convencido de que la abundancia y la tranquilidad son un premio en vez de un derecho natural.

La fe te permite vivir con verdadera libertad y ligereza, porque tú SABES CON CERTEZA que siempre vendrá lo que deseas. Lo único que se necesita es AUSENCIA TOTAL DE MIEDO y nada más que eso. Sin miedo, le abres las puertas a toda la creatividad de Dios en el armado de tu felicidad y te asombrarás al ver su gran inteligencia y ternura en la sincronización de los eventos más inesperados al servicio de tu florecimiento.

Sumérgete en lo desconocido y vive con alegría permitiendo descubrir la vida a cada instante. No busques seguridad, más bien entrénate en recuperar tu fe. Prueba con pequeñas cosas primero para que tu certeza aumente y gradualmente lograras cosas más grandiosas. Prueba vivir de esta manera. Te sacarás un gran peso de los hombros y conocerás la sencillez de la Existencia.

Con amor,
Lic. Fernán Makaroff
www.liberate.uy

 

 

 

 

NO PIENSES

cer31

Tú tienes problemas y entonces piensas en ellos. Piensas y piensas, y crees que así podrás resolver algo. Sin embargo, tus problemas siguen allí solamente porque tú sigues pensando en ellos. ¡¡Tu mente te está usando!!! ¡¡No lo permitas!!!. ¡¡Deja de pensar!! ¡¡Sal de allí arriba!! ¡¡Escapa de la prisión mental!!

La mente es una gran actriz; vive engañándote haciéndote creer que la realidad es dura y difícil sólo para confundirte, manipularte y así no logres descubrir que ella es en realidad el único obstáculo.

No digas que tienes problemas reales, no te creas eso. Pues así le das poder y existencia a la negatividad. No pienses: “tengo que pagar algo y no tengo dinero, no tengo trabajo, mi hijo no me hace caso, ni novio me engañó”. Estos no son problemas en absoluto: son tus propias elecciones que tomaste sabiamente para madurar, florecer y salir de la debilidad y la impotencia humana.

¡¡LA FE LO ES TODO!! ¡¡TEN FE!! ¡¡TEN FE CIEGA!!. ¡¡Deja de quejarte, de lamentarte y de contar tus penas por el mundo!!. ¡¡Sé fuerte!!. No le des tregua al ego, no lo alimentes con palabras o pensamientos negativos. ¡NI UN SOLO PENSAMIENTO NEGATIVO! ¡NI UNA SOLA PALABRA QUE NO HABLE DE AMOR!. Esto no significa reprimir lo que sientes, sino simplemente darte cuenta de que tú mismo te generas estados emocionales negativos a través de la identificación con las absurdas voces de tu cabeza.

La mente negativa que se anticipa al futuro y resiste el presente es tú único enemigo. ¡¡NO TE DEJES ENGAÑAR MÁS!! ¡¡DESCUBRE ESTO!! ¡¡RASGA LOS VELOS!!. Y si haz de pensar en algo, que sea en que todo se va a armonizar rápidamente y todo lo mejor va a venir porque te lo mereces.

¡¡Domina tu propia mente!! ¡¡Vigílala noche y día!! ¡¡Minuto a minuto!! ¡¡Entonces recuperarás el poder sobre tu vida y serás libre!!! ¡¡LIBRE!!!! ¡¡LIBRE!!!!

Lic. Fernán Makaroff
www.liberate.uy

 

 

 

 

 

 

EL DESAPEGO

1-slideImage_1 (1)1

La humildad te hace grande. Reconocer que no sabes nada aún sobre los misterios del Universo y limitarte sólo a agradecer y aceptar cada experiencia que la vida te regala, es transformarte en una persona sabia. A esto se le llama entrega. Si te entregas y te desapegas de la necesidad de que las cosas sean como tú deseas, de la necesidad de sentir lo que deseas sentir, no habrá lugar para sufrimiento de ninguna clase. Tu éxito estará asegurado. Tu vida comenzará a ser absolutamente maravillosa, simplemente porque tú le permitirás a Dios trabajar a través de ti y Él no comete errores. ¡¡Es tan fácil cuando uno lo comprende!!.

No te apegues a tu realidad presente, ni al pasado, ni a un futuro imaginario. Que cambie lo que tenga que cambiar. Que se vaya lo que se tiene que ir. Permite y observa el fluir de los acontecimientos como si estuvieras en un cine mirando una película; la película de tu propia vida. Sabe que lo que va y viene carece de Ser. Todo lo que cambia no es real.

No aferrarse a los resultados, no depender que suceda aquello que deseas para ser feliz, es la esencia misma de la felicidad. Y esto es posible sólo gracias al desapego.
Compórtate de manera humilde y confía. Ten certeza de que siempre vendrá y se irá lo que es mejor para ti, si tú lo permites y no lo rechazas creyendo que sabes lo que es mejor para ti. Deja que la divinidad trabaje y no opongas resistencia. Hazte a un lado.

¿Alguna vez le preguntaste a Dios “cómo puedo ayudarte” en vez de siempre ser tú el que pide ayuda?. Ayudar a Dios significa hacer su voluntad y no la tuya. Y su voluntad es siempre aquello inevitable.

Saludos!
Lic. Fernán Makaroff
www.libérate.uy

 

 

 

 

SÉ TU MISMO

se

 

Si eres tú mismo, eres una persona muy valiosa para esta sociedad. La gente vive con máscaras, se protege, teme a lo desconocido. Pero el mundo necesita personas auténticas. Personas que lloren y que rían sin miedo ni verguenza. Personas que vivan sin miedo. Personas que no les importe la opinión de los demás. Que den sin esperar nada a cambio. Que jueguen, que miren a los ojos, que presten atención a lo que el otro necesita. El otro representa a aquellos que no conoces, aquellos que nunca en tu vida has visto o quienes no te dan lo que esperas recibir. Es allí donde se pone a prueba tu amor; si ese amor es del ego o del Ser.

El amor del ego ama de acuerdo a lo que recibe de los demás. En cuanto el otro no tenga nada para ofrecerle; ni amor, ni dinero, ni atención, pierde todo interés. El amor del Ser en cambio, ama sin mirar con los ojos, no le importa ser rechazado, no espera admiración, no espera amor, no espera nada. Ama de la misma manera que el sol; desplegando sus rayos de luz y calor sin hacer distinciones.

Ponte como objetivo amarte con ese amor. Ama todos tus errores e imperfecciones, entonces podrás amar los errores y las imperfecciones de los demás. De esta manera transformarás una utopía en una realidad: el amor incondicional será tu estado y tu verdad.

Entonces, cuando salgas a la calle, ya no verás extraños, sino seres de luz. Habrás cumplido la parte que te corresponde para cambiar al mundo.

Saludos,
Lic. Fernán Makaroff

 

 

 

 

FE

namaste1

La fe es la certeza de que va a suceder lo que tú deseas. Esta certeza surge de un conocimiento: el conocimiento de que tú eres uno con la divinidad y por lo tanto no existen los obstáculos. En la fe no hay dudas; en el momento en que tú dudas, ya has perdido la fe.

La duda es miedo disfrazado. Cuando dudas emites la vibración de miedo, y de esta manera bloqueas el fluir natural de la abundancia. El problema comienza cuando tú crees ser una persona viviendo en un mundo hostil, haciéndole caso a lo que te dicen las otras personas condicionadas, en vez de identificarte con lo que realmente eres: un alma libre, todo poderosa y eterna.

No dudes y no temas. No prestes atención a tus circunstancias, por más difíciles que sean. No importa que hasta ahora nada te haya salido bien. No te preocupes aunque todo se esté desmoronando. Conserva la paz. Pues esa energía de paz y confianza es justo la que te llevará a la acción correcta y todo se resolverá de la manera más inesperada. No dudes en ningún momento de que tú eres uno con Dios, de que el Universo es tuyo, de que tú eres el Universo con toda su sabiduría e inteligencia, y te mereces lo mejor ahora mismo, no mañana.

Siéntete digno de lo mejor y lo mejor vendrá. Esto no puede fallar. No existen los obstáculos, salvo en tu interior. Entonces, erradicalos de tu mente. Libérate de toda creencia acerca de que aquello que es realmente maravilloso es difícil o imposible de conseguir. No permitas alojar en tu mente la posibilidad de que no sucederá lo que deseas, entonces, sucederá.

Comprende esto: tú decides. Nadie más que tú. Entonces, ¡¡decide que no existen los obstáculos para conseguir lo que quieres!!. ¡¡¡Pues en verdad no existen!!!. Sino te reto a que me digas, ¿en dónde están las barreras más que en tu propia mente?

Sabiendo esto, alegremente avanza y festeja de antemano que todo sucederá tal cual deseas. Ya puedes agradecerle a Dios por todo lo que vendrá, porque no hay posibilidad de que no venga, ya que no existen los obstáculos.

Esto es fe.

Bendiciones,
Lic. Fernán Makaroff

 

 

 

 

NO ARROJES PERLAS A LOS CERDOS

cor1

 

La traducción de esta maravillosa frase de Jesús es: “No entregues maravillas a quien no puede recibirlas”.

Cuando sostienes relaciones en donde entregas mucho y recibes poco, estás actuando desde la carencia.
Amar desmedidamente a alguien sin ser correspondido, es una prueba de lo poco digno que te sientes de recibir verdadero amor. Y esto sucede porque tú no te amas lo suficiente. Si lo hicieras, cortarías inmediatamente todo vínculo con personas que no sean capaces de ver tu belleza, tu maravilla y tu pureza, y por lo tanto te traten de igual manera.

Como no te amas ni te valoras, usas al otro para no estar solo. En realidad, ambos se usan. Es un pacto silencioso e implícito de desamor o amor condicionado, en el cual cada uno repite a través de la interaccion con el otro su historia infantil, es decir, el modelo de pareja que vió en su propia infancia. Parece que los une el amor, pero el ego ha tomado el control de la relación. Un programa se enamoró de otro programa.

No quieres ver las señales que están frente a tus ojos. Las minimizas. Las justificas. Las niegas. La otra persona es mezquina contigo; no te valora, no te ve, no te admira, pero tú te quedas allí, quizás durante meses o años, simplemente porque estás vibrando en su misma frecuencia y también eres mezquino contigo mismo.

La calidad del amor que recibes, es la misma calidad de amor con la cual te tratas. Al menos que comiences a amarte incondicionalmente para dignificar tu persona, puedes quedarte estancado en relaciones frías o conflictivas durante mucho tiempo, desaprovechando tu valiosa vida y tu oportunidad de ser feliz hoy.

Como necesitas al otro para llenar tu propio vacío interior, haces lo imposible para que no se aparte de tu lado, para que no te abandone, no te rechace, y asi no tener que enfrentarte a la insoportable sensacion de soledad y al verdadero dolor que mantienes en estado latente e inconciente. Prefieres quedarte en la zona de confort, sufriendo y mendigando amor, que tomar coraje y vencer el miedo al futuro, para regalarte una vida digna y coherente a tus verdaderos deseos y potencial.

Te conformas con poco. Permites muchas veces el maltrato, la indiferencia, la frialdad y el abuso psicológico, idealizando al otro y negando su evidente oscuridad. Tu apego te ha cegado y no te permite ver la realidad. Por miedo al futuro (miedo a la soledad, a la carencia económica, a la incertidumbre, o a lo desconocido), te resignas y acostumbras a vivir de una manera muy inferior a lo que realmente te mereces.

Un adolescente fue rescatado de la calle por una pareja muy amorosa. Estos lo adoptaron, le dieron todas las comodidades, permanente amor, apoyo y contención. Sin embargo, este chico seguia robando, los maltrataba, era maleducado, y hacia destrozos en la casa. Pero sus padres adoptivos seguían siendo infinitamente pacientes y tolerantes. Todo se lo perdonaban. Jamás lo juzgaban.

Hasta que finalmente, debido a tanto amor incondicional recibido como nunca antes, el adolescente comenzó a confiar en ellos y a cambiar su conducta. Se enderezó y se transformó en una buena persona. Y todos eran aparentemente felices.

Pero un día, los padres adoptivos aparecieron asesinados, y luego de un tiempo, se supo que el muchacho había sido el autor del crimen. ¿Qué sucedió? No aguantó tanto amor. No pudo soportar la idea de que un día vuelva a sucederle lo mismo que en su triste historia; que lo vuelvan a abandonar, a usar, y descubrir que haya sido todo una gran mentira.

No pudo soportar la idea de que eso suceda nuevamente y se convenció de que lo estaban engañando. No podía ser cierto que lo amen tanto sin esperar nada a cambio. No cabía esa posibilidsd en su sistema. En su mundo interno no había lugar para tanto; no sentía que lo merecía. Su corazón estaba impregnado todavía con la antigua herida “tú no mereces”, grabada por sus padres biológicos. Sintió que lo estaban manipulando y se tornó insoportable seguir viviendo con semejante dolor ( el dolor más grande de su vida), aunque por supuesto, sólo era una proyección de su pasado. Entonces, decidió vengarse.

Cuando das demasiado a alguien que no puede recibir, estás engendrando su propio ego. Tú ego alimenta su ego. Tu carencia emocional, tu necesidad de ser amado, tu bondad excesiva y tu falta de límites, permiten que la otra persona avance cada vez más con su violencia, maltrato, indiferencia, mezquindad, o simplemente distancia e inexpresividad emocional.

Sin saberlo, tú estás dañando a esta persona y dañándote a ti mismo.
Si das demasiado a quien no está preparado para recibir, éste se pondrá en tu contra. Inventará todo tipo de historias, y buscará la manera de culpabilizarte. No te creerá, pues no puede ver la clase de persona que eres. No puede ver la pureza de tu alma. No puede verla pues no se ve a sí mismo. No sabe lo que es el amor. No tiene idea. Jamás lo tuvo. Jamás lo recibió. No lo conoce, por lo tanto, están hablando en dos idiomas diferentes. No esperes jamás que te comprenda o se ponga en tu lugar. Esta persona está muy lejos aún de abrir su corazón y su sensibilidad. Tiene un largo camino por recorrer.

Al entregar tanto, el otro se siente obligado a devolverte lo mismo. Le estás exigiendo que te dé algo que no puede dar. No puede porque no lo tiene. Está presa aún de su historia. Su corazón está aún cerrado debido al odio, el abandono, el engaño, la mezquindad y el desamor recibido en su infancia, que sigue sin ocuparse de sanar.

No arrojes perlas a los cerdos. No entreges tu corazón a un desalmado. Porque si lo haces, luego dirás que la vida es injusta contigo. Que das pero no recibes, y asociarás entonces el amor con el sufrimiento, cuando en realidad tú mismo has engendrado esa situación, creando tu realidad de manera inconciente.

Recuerda siempre: eres el único responsable de todas las penas de tu vida. Lo veas o no lo veas.

Si te sintieras digno de más y no necesitaras amor de afuera, no permitirías ni cinco minutos una relación negativa, nada que no represente la maravillosa y extraordinaria persona que eres. Y desde esa vibración elevada de dignidad, amor y merecimiento, sólo se acercarán a ti personas sanas, con gran corazón e incapaces de dañarte en forma alguna. Entonces habrás aprendido la lección. Habras evolucionado. Te habrás acercado más a Dios.

Es por eso que el amor es la solución para todos los problemas y la llave que abre todas las puertas.

Relaciónate sólo con aquellos que pueden ver tu pureza, tu maravilla, tu bondad, tu luz. Aquellos que te valoren y te admiren, pues esta será la señal de que tú te estarás valorando, respetando y admirando a ti mismo.

Y cuando te ames profundamente, no podrás jamás salir herido. Nadie podrá hacerte daño nuevamente, pues serás tú mejor amigo; tu propio salvador. Serás el amor que buscabas. Habrás encontrado el gran tesoro que la humanidad ha buscado desde los inicios de los tiempos: te habrás encontrado a ti mismo.

Bendiciones y luz,
Lic. Fernán Makaroff

 

 

 

 

Vivir en Estado Meditativo

Mujer en Meditacion, Signo Libra

Aprende a vivir en estado meditativo. Esto equivale a decir, “libérate del sufrimiento”: Porque el sufrimiento se produce a través de la identificación con la mente inconciente. Cada vez que tu experimentas una emoción de baja frecuencia, antes tú mente, sin tu permiso, trajo un pensamiento sobre el pasado o el futuro, sobre un hecho que ocurrió o que temes que ocurra, o bien declaraciones negativas tales como “la vida es difícil, estoy muy cansado ya, no sirvo para nada, nadie me quiere, no quiero luchar más, etc”.

Cuando aprendes a permanecer despierto, dirigiendo tu atención a todo lo que está sucediendo AHORA, tanto en el exterior como dentro de ti, empiezas a experimentar que la vida es sencilla y que todo el mundo vive en una realidad fantasiosa y dramática creada por su propia mente. Ellos mismos crean el drama y luego se sienten atrapados sin salida, generándose de manera mecánica y compulsiva un sin fin de estados negativos, tales como intranquilidad, stress, miedo, angustia, frustración, culpa, resentimiento. La intranquilidad, el stress, la preocupación, y el miedo viven en el futuro. El rencor, la frustración, la culpa y el arrepentimiento, viven en el pasado.

Esto es lo que se llama una persona espiritual: alguien que no se identifica con sus emociones y pensamientos, y que es capaz de conectarse voluntariamente con el Ser que mora tras ellos. Alguien que espera deseoso ver sus errores y heridas sin sanar, para poder realizar su limpieza emocional cotidiana, curarse y seguir evolucionando.No niega, no justifica, no reacciona mecánicamente. Mientras los demás viven luchando contra la realidad y hacen lo imposible para escapar del dolor, él acepta todo con humildad, ama profundamente al maestro dolor, y lo invita a su casa como el mejor invitado de honor.

¡¡Ya es hora de que deseches la creencia de que es difícil vivir una vida plena y armoniosa!! Comprende que esa misma creencia y esa rigidez crearon tus condiciones actuales y siguen creando exactamente la realidad que no deseas!!

Nada va a cambiar si tú no cambias. Medita. Recupera el poder para cambiar tu vida. Amate tal cual eres, perdónate, compréndete y abre la compasión por ti.

Tienes guía. No estás solo. Tienes todo lo que necesitas. Sólo falta tu decisión.

Amor y luz,
Lic. Fernán Makaroff