LA FELICIDAD ES AHORA

flor

Sólo puedes ser feliz ahora. No puedes serlo en el futuro, porque el futuro no existe. Solo vive en tú mente. ¿Puedes darte cuenta profundamente de lo que implica esto?. La búsqueda de la felicidad es, en realidad, la búsqueda de uno mismo.

Si tú no eres feliz, es simplemente porque te has alejado de tu propio Ser. No tiene mucho que ver con las condiciones externas. Es cierto que ante circunstancias extremas se torna más difícil permanecer centrado, pero si no hay felicidad al menos que haya paz interior. Las tormentas pasan. Todo pasa. Tienes que aprender a distinguir las pruebas que son realmente fuertes en tu vida, con aquellas leves en que la tragedia la armas tú, exagerando y dramatizando aquello que podrías atravesar en paz si lo tomaras como una oportunidad para crecer y sanar, en vez de un enemigo al cual oponerte.

Tú mente inventa los distintos motivos por los cuales no puedes ser feliz ahora, y tú le crees. De esta manera, les das realidad en tu vida. Te convences de que es todo muy cierto. Todos ellos muy justificados, a tal grado que ni siquiera los pones en duda. Pero la realidad es que te has perdido. Estás fuera de ti mismo. Ese es el único problema aquí. No existe otro.

Cuando te alejas de tu esencia, te trasladas al pasado o al futuro. No puedes vivir en el presente y a la vez estar desconectado del Ser. Eso es una contradicción. Si eres feliz, estás en contacto con tu Ser y estás viviendo en el presente.

SER es siempre presente. A su vez, el SER es la vida misma. VIDA Y SER son sinónimos. Y la vida sucede siempre en el AHORA. ¿Dónde podría sino suceder?. MENTE es pasado y futuro. Tú problema es anhelar que en el futuro sucedan ciertas cosas para alcanzar ese estado interno de felicidad que en realidad deseas sentir ahora mismo. Este futuro puede ser cercano o lejano, da igual. Y tus anhelos pueden ser espirituales o materiales, también da igual. Lo importante es que estás buscando resultados en el futuro para lograr un estado interno. Este es uno de los mayores engaños del ego.

La felicidad es un estado de conciencia. Es un “darse cuenta”. Pero….¿darse cuenta de qué?. De que lo único que necesitas para ser feliz ya lo tienes. Es algo que nunca puedes perder. Eres tú mismo. Pero no el “tú” que conoces, el de todos los días, sino el que se esconde debajo.
El de todos los dias es la persona. Persona es el conjunto mente-cuerpo. Emociones y pensamientos condicionados, hábitos y deseos. Todo lo bello que ves en un ti o en otros, es en realidad una manifestación de su Ser eterno, que se expresa en mayor o menor medida de acuerdo a su grado evolutivo.

Detrás de la mente y el cuerpo, se encuentra tu verdadera identidad. De este verdadero yo se habla mucho en los libros de autoayuda. Le dicen espíritu, alma, Dios, luz, etc. Pero la realidad es que muy pocas personas pueden convertir la teoría en vivencia; lograr experimentar la maravillosa sensación de volver a uno mismo para que no se reduzca todo a una mera utopía, imposible de alcanzar en la vida cotidiana.

El amor es el camino y la meta. Cuando Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad, y la vida”, estaba refiriéndose a que el amor es el camino, la verdad y la vida. Como él había vuelto a su hogar, se identificaba a sí mismo con el amor universal, y no con una persona. El amor del que hablamos aquí, no está dirigido a alguien en particular. Es una vivencia sin dueño, sin dirección. Sólo amas, sin objeto. Es el amor mismo en su estado de pureza, sin necesidad, sin posesión, sin amante. Se basta por sí solo. Es totalmente libre de circunstancias y personas.

La verdadera evolución espiritual tiene lugar sólo a través del amor. Cualquier técnica, herramienta, meditación, o terapia, que no te ayude en lo concreto a despertar la energía del amor conciente que está dentro tuyo esperando que la descubras, es una pérdida de tiempo.
Es por eso que muchas personas meditan durante largos años con disciplina y compromiso, pero no logran ser felices. No trabajan su parte emocional, y las emociones son la puerta al espíritu. Su corazón sigue cerrado. Pueden tener ciertas habilidades,pero en realidad están congelados energéticamente. Viven engañados. No vibran y ni siquiera son concientes de que no lo hacen. Poseen tantos conocimientos y experiencias en meditaciones y prácticas espirituales, que no saben que han caído presos de otra de las tantas trampas del ego.

Todo el mundo quiere ser feliz, es decir, todos están buscando amor sin saberlo. El problema es que lo buscan en el lugar equivocado. En vez de profundizar y mirar en su interior, olvidándose de cualquier realidad externa por la cual estén atravesando, lo buscan erradamente en la pareja, la familia, el trabajo, el dinero, las posesiones, la profesión, etc. Esta búsqueda es también inconcientemente la búsqueda de Dios, ya que Dios representa a la felicidad y al amor en su máxima expresión. Por lo tanto, aún la persona más atea o racional que imagines está sin saberlo anhelando el encuentro con su creador.

Lo que te impide ser feliz ahora mismo es tu estado compulsivo de búsqueda. Siempre estás buscando algo. Siempre anhelando algo que no tienes. ¿Sabes? Yo también vivía así. Durante muchos años busqué y busqué, y nunca encontraba. Cuando parecia que iba a lograr lo que tanto deseaba, se esfumaba de mis manos. Esto me pasaba en todas las áreas de mi vida, salvo en una: en el área espiritual. Allí siempre avanzaba.

Un día, después de muchos años, me rendí. Le dije a la existencia “está bien, si no tiene que ser, entonces que no sea”. Dejé de luchar contra todo, dejé de esforzarme por alcanzar mis objetivos, sean estos externos o internos. A partir de ese dichoso día, no necesito nada. Yo mismo soy mi propio autogenerador de felicidad. Cuando lo que deseo tenga que llegar, llegará. Pero puedo morir hoy mismo sabiendo que hice lo que tenía que hacer. Es todo una cuestión de actitud, que lo genera un previo estado de conciencia, en donde te das cuenta que no hay que luchar para conseguir nada, pues ya lo tienes todo.

Esto lo comparto no para glorificar mi ego, sino por el contrario, para que comprendas que la felicidad interior (que es la única que existe, pues la que predomina en la sociedad es tan sólo un fantasma de la mente), es bien real y accesible a cualquiera, y no sólo para aquellos afortunados llamados “maestros iluminados”.

Por lo tanto, he aqui las claves para alcanzar tal estado

1. No luches contra tus emociones negativas. Tómalas a todas por igual. No prefieras las positivas por sobre las negativas. Es más, ni siquiera las califiques como tal. No reacciones con aceptación hacia la alegría y con rechazo hacia la tristeza o la soledad. Mételas a todas en la misma bolsa: la bolsa de la aceptación.

2. No te esfuerces. Cuando algo no se da, deja que se vaya. Ya vendrá cuando tenga que venir, y sino no lo hará. Tú no puedes controlarlo. No resistas el fluir de la vida. Una cosa es la persistencia y el compromiso, y otra muy distinta es la lucha. Cuando tus circunstancias sean adversas, cuando estés en medio de una tormenta, has lo que esté a tu alcance para cambiarlas, pero no te exijas de más. Has lo que puedas sin esfuerzo y luego suéltalo. “Si está pasando, es porque tiene que pasar”. No puede ser de otra manera. Recuerda que la vida no se equivoca.

3. Organiza tu vida para sentarte en silencio al menos treinta minutos al día, que pueden ser seguidos, o divididos quince minutos a la mañana y quince a la noche. En este silencio, dirige concientemente la atención hacia tu interior con la mayor concentración posible, pero siempre sin esfuerzo, sin esperar “sentir” algo. Libre de expectativas.Totalmente relajado/a. Cuando veas que tú mente quiere sabotear la práctica, no la rechaces. No la tomes como un enemigo. No digas “no puedo, mi mente no para”. Simplemente ignórala y vuelve a dirigir, una y otra vez, tu atención hacia tu interior.

Una vez que hayas incorporado estas tres claves para vivir conectado con tu Ser, los resultados son sólo cuestión de mayor o menor entrenamiento.

Saludos y luz!!!

POR LIC. FERNAN MAKAROFF

Advertisements

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s