LAS VÉRTEBRAS(según diccionario de biodescodificación)

Columna-vertebral

      

VÉRTEBRAS CERVICALES

 Conflicto: La comunicación. Desvalorización intelectual (injusticia, falta de libertad, falta de paz…). Impotencia ante un sentimiento de esclavitud, ante una situación, y tener que doblar la cabeza.

vertebras cervicales

C1: Lengua, cerebro. Relacionada con el cuero cabelludo y depresión. Comunicación espiritual o sutil a nivel de sentidos, de alma a alma, los que perciben cosas, pero no se atreven a hablar.

C2: Ojos, senos. Comunicación espiritual o sutil a nivel de sentidos, de alma a alma, los que perciben cosas, pero no se atreven a hablar. La sexualidad espiritual (relacionada también con la cintura pélvica.

C3: Mejilla, cara, oído exterior y desvalorización, contacto y estética, acné, granos, eccemas. Comunicación verbal. la comunicación por esencia . Relacionada con la laringe.

C4: Nariz, boca y búsqueda del justo compromiso. Comunicación verbal en lo concreto, la vida cotidiana, el concepto real y concreto de las cosas. Las palabras dadas en los acontecimientos del día a día. Es un problema de comunicación en el trabajo.

C5: Faringe, cuerdas vocales y conflicto de injusticia + desplazamientos. C6:Amígdalas, cuello y conflicto de injusticia: Sueño del hijo inaccesible + desvalorización.

C7: Tiroides, codo, hombros y conflicto de injusticia o de sumisión que se arrastra inconscientemente, doblegarse bajo el yugo. Dolor en la parte superior de la espalda es un sentimiento de falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado.

cervicales frente

Causa probable: Representa la flexibilidad; la capacidad de ver lo que hay detrás. Nuevo modelo mental: Estoy en paz con la vida. Parte alta de la espalda: Causa probable: Falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado. Freno en la manifestación del amor. Nuevo modelo mental: Me amo y me apruebo. La Vida me ama y me apoya.

VÉRTEBRAS DORSALES

Conflicto: Relación con la familia. Ser el pilar de la familia. Resentir: ―Solo puedo contar conmigo mismo”. Cuando estas vértebras se afectan, son personas, a las que la familia acude, para resolver / organizar la familia.

vertebras dorsales

D1: Riñón, función ósea, esófago, tráquea. Memoria de la existencia profunda y miedos = Energía china. Esta es un poco especial, a nivel embriológico, tenemos diferentes riñones (pronefros) que no llegan a desarrollarse. De esta forma tenemos memoria renal, miedo y existencia profunda.

D2: Territorio. La Circulación en la comunicación.

D3: Pulmón, pleuras, senos, costillas y conflicto con la madre. – Derecha: Falta de afecto. – Izquierdo: Cólera.

D4: Vesícula biliar, rencor.

D5: Hígado (falta), Plexo solar (padre). Problemas digestivos crónicos. “No estoy en el clan”.

D6: Plexo solar, Hígado, Estómago, el estómago es el órgano de la primera infancia. (Si al golpear sobre ella duele, habrá que buscar un problema estructural). Conflicto de contrariedad reciente en el territorio + desvalorización (dispepsia nerviosa = rechazo de un tóxico afectivo).

D7: Páncreas, endocrino (diabetes). Infamia y deshonor.

D8: Sangre (enfermedades de sangre), familia, clan, comunicación en el clan. Comunicación con el clan.

D9: Suprarrenales. Dirección + Equivocación.

D10: Esta es importante, son los túbulos colectores, riñones + dirección (elección) = derrumbamiento.

D11: Vejiga, conflictos de territorio + desvalorización más o menos evacuación.

D12: Pubis.

columna dorsal

Problemas de espalda, se suele sentir una falta de apoyo en la vida. Suelen ser personas que se sobrecargan de trabajo y presión, más de la que pueden aguantar. Y sienten este exceso de tensión en forma de dolor de espalda. Cargar demasiada responsabilidad sobre nuestras espaldas revela un afán oculto de grandeza o quizás un complejo de inferioridad. En la parte superior es un sentimiento de falta de apoyo emocional. Sensación de no ser amado. En la parte media, sensación de llevar una pesada carga, atascamiento en el pasado. Causa probable: Culpa. Atascamiento en el pasado. Sensación de carga. Nuevo modelo mental: Libero el pasado. Soy libre para avanzar con amor en mi corazón.

Plexo solar: Causa probable: Reacciones viscerales. Centro del poder intuitivo. Nuevo modelo mental: Confío en mi voz interior. Soy un ser fuerte, sabio y poderoso.

VÉRTEBRAS LUMBARES

Conflicto: Son mi relación con los demás. Los cimientos, aquello que nos mantiene derechos, el pilar de nuestra personalidad, aquello que debe mantenerse firme. Desvalorización central, global, de la personalidad (debido al trabajo o a la familia en general). Resentir: ―Yo no estoy bien al lado de… (mi marido)”. “No podemos asumir nada más”. Si al golpear sobre una vértebra, con un martillo médico, aparece dolor, habrá que buscar una patología asociada a la vértebra en cuestión.

coumna lumbar

L1: Tubo digestivo (guarradas). “Noción de intercambio, de circulación‖

L2: Apéndice, ciego, tubo digestivo (guarradas). ―Problema de tener que dejar las cosas‖

L3: Órganos sexuales, vejiga, rodilla, útero y la próstata. Útero y próstata: Las metástasis de próstata son

L3. Los síntomas en esta vértebra son frecuentes porqué tienen que ver con la sexualidad.

L4: Las normas, las reglas: “No soy como los demás”. “No pienso como todo el mundo”. “No me visto como los demás”.

L5: Colon (algo sucio) Los colaterales, situados en la misma línea del árbol genealógico, hermanos, parejas, amantes, compañeros de trabajo, de deporte. No es una línea vertical 20% = ¿Qué es mi vida? ¿Qué voy a hacer con ella? ¿Qué dirección quiero tomar en mi vida? 80% = (Aparece dolor en la pierna izquierda) = cerebro derecho = acción. Acción equivocada (o vivida como equivocada) en el sentido de mi vida. L4 i L5 – Me siento diferente a los demás. Mujeres = a la familia. Hombres = al trabajo (problemas con la norma).

 L5 S1 : Desvalorización sexual por parte de nuestro alrededor. Conflicto sexual horrible de desvalorización. Golpe bajo, traición, ser minado en la base (atacado) También patología de la próstata. Resentir: ―Estoy a contracorriente de todo”. “Mi madre no quiere que tenga pareja”. Sacro: Todo lo que es sagrado. (La fidelidad de la pareja) Mi madre, mi padre. Resentir: ―No tengo derecho a hacer el amor con mi hermano o hermana, primo…” Incesto simbólico. Problemas de espalda, se suele sentir una falta de apoyo en la vida. Suelen ser personas que se sobrecargan de trabajo y presión, más de la que pueden aguantar. Y sienten este exceso de tensión en forma de dolor de espalda. Cargar demasiada responsabilidad sobre nuestras espaldas revela un afán oculto de grandeza o quizás un complejo de inferioridad. Las personas con dolores en la parte baja de la espalda suelen padecer constantes problemas económicos en su vida, o al menos esa es la percepción que ellos tienen. Sienten una falta de apoyo económico.

lumbares perfil

Causa probable: Miedo al dinero. Falta de apoyo económico. Nuevo modelo mental: Confío en el proceso de la vida, que se ocupa siempre de todo lo que necesito. Estoy a salvo.

sacroiliacas_anatomia

columa completa

Advertisements

LA ABUNDANCIA COMO META

abundancia

Está muy claro que lo que pedimos se nos concede, por lo cual hay que tener muy presente lo que se pide, la manera en que hace y desde que lugar interno lo expresamos.

La mayoría de las personas cuando se les habla de “ABUNDANCIA” automáticamente visualizan el dinero o cosas materiales, sin embargo, la abundancia incluye a éstas y un montón de cosas más que tienen que ver con emociones, sensaciones y momentos. Cuando pido abundancia, estoy haciendo alusión a todo lo positivo: amor, bondad, salud, bienestar, felicidad, alegría, paz y todo lo material que queramos, pero no tenemos que olvidar que como seres duales, al pedir abundancia sin especificar, estamos atrayendo también carencia, egoísmo, miedo, desamparo, enfermedad y todo lo que somos, lo tengamos trabajado interiormente o no.

Realizar afirmaciones diarias pidiendo abundancia como algo generalizado no es en absoluto positivo, porque atraeré también abundancia de tristeza, abundancia de carencia, abundancia de inseguridad, y de todo lo negativo. Es muy importante especificar detalladamente qué es en lo que deseamos ser abundantes.

Un ejemplo podría ser: “ Me declaro abundante en el dinero, la salud, felicidad y prosperidad en mi vida”.

Ser abundante significa manifestarse desde esa realidad. No puedo ser abundante en lo material y manejarme de forma ególatra. Una persona abundante sólo lo es si se manifiesta como un ser abundante en el amor, en la compasión, en la caridad, en la economía. Siempre teniendo en claro que un ser próspero y abundante lo es si en realidad lo es con los demás. Compartirse en abundancia es la clave para recibirla.

Cuando nos sentamos a agradecer todo lo prósperos y abundantes que somos, estamos agradeciendo a nuestro Ser por dar tanta abundancia y prosperidad a los demás.

Sólo siendo COHERENTES con lo que pensamos, sentimos y brindamos podemos manifestar el mundo que deseamos para nosotros, y tenemos toda la responsabilidad en ello.

Vivamos en amor con nosotros mismos y en comunión con los demás, generando abundancia desde la prosperidad y expansión.

María Laura Coscia

CREANDO MI NUEVA VIDA

crear1

Decide no tener más problemas. Toma conciencia de que ellos no vienen a ti, sino tú a ellos. Tú los buscas, tú los generas, tú los atraes. Tú eres el imán. Ya sea que seas conciente o inconciente acerca de este mecanismo, no busques otro responsable porque no existe. Tú eres el generador tanto de la oscuridad como de la luz.

Tu vida puede ser un calvario. Te pueden haber hecho mucho daño, pero en cuanto asumes la posición de víctima, pierdes todo poder y toda posibilidad de generar un cambio en el futuro. Cuando te haces daño, haces daño a otros, o generas que te lo hagan a ti, tu Ser te está mostrando que todavía hay una parte oscura en tu interior (aprendida), que debe ser sanada. Esta oscuridad no es el “mal”, sino más bien una herida del pasado que se activa en el presente cuando experimentas una situación de carga emocional similar a la que vivías en el hogar de tu infancia. Es posible que no lo recuerdes, que digas “no, mis padres no eran violentos como mi pareja”, o “mi infancia fue feliz, y ahora no tengo paz”. Pero en cuanto empiezas a profundizar, pides ayuda o comienzas un trabajo terapéutico enfocado en el desarrollo del corazón, comenzarás a recordar y verás con claridad que EL MAL ES TAN SOLO UNA REPETICION. Fue instalado en tu mundo interno hace mucho tiempo, y como sigue operando a rienda suelta a causa de tu pasividad, te genera un sin fin de problemas.

No hay nada negativo en tu vida del presente que no hayas atravesado anteriormente en el pasado. No puede haberlo. ESTO ES UNA LEY. Toda emoción, pensamiento o condición negativa, no es más que un programa instalado en tu cerebro. A medida que avances en tu camino espiritual y sanes viejas heridas, necesitarás cada vez menos atraer personas o situaciones problemáticas para crecer; sean estas laborales, familiares, personales, o de cualquier índole, pues no estarás vibrando ya en esa baja frecuencia.

La vida es sabia y amorosa. Si hay infelicidad, es simplemente porque quiere que veas y te ocupes de aquello que tú te niegas una y otra vez a ver y resolver..

El trabajo interior lo es todo. Es la llave hacia la libertad, la felicidad, la dicha y la verdadera paz. Es tan fácil cuando uno lo comprende!!! Es lo mismo que aprender un deporte. Una vez que aprendes la técnica y practicas lo suficiente, sale con total naturalidad y cada vez con menos esfuerzo. El sufrimiento es una pesadilla, pero también una elección. No es real, es un fantasma, pero sólo puedes vislumbrar su naturaleza ilusoria cuando tú luz interior haya sido despertada por tu propio mérito y perseverancia.

Muchas personas piden consejos o ayuda, pero son realmente pocas las que toman la decisión de cambiar. Se mantienen en una zona de comodidad, y por más que lo digan, interiormente no tienen la decisión de abandonarla.
Yo puedo asegurar, por medio de mi propia experiencia, la de otros compañeros espirituales, y la de mis propios consultantes, que esa decisión lo es todo. En el momento en que uno dice: “Merezco más ahora. Esto de luchar y sufrir se acabó. Voy a vivir en paz y sin problemas de acá hasta que abandone esta Tierra”. comienza a operar una energía tan poderosa, que las condiciones necesarias para cumplir tal propósito aparecen inexorablemente.

Ahora la pregunta que importa es. ¿por qué no tomas esa decisión? ¿qué es lo que te mantiene estancado/a en una vida mediocre en vez de estar viviendo la vida acorde a tu verdadero potencial?. Esa respuesta la tienes que buscar tú. No tiene sentido que te la diga, ni que te la diga ninguna otra persona. El cambio debe ser de adentro hacia afuera, no de afuera hacia adentro. Muchas veces por querer ayudar o enseñar, se comete el error de generar dependencia. Así es como trabajan muchos psicólogos (yo diría la mayoría), especialmente psicoanalistas, y los resultados son muy pobres. En largos años, las personas no logran más que ver cosas que antes no veían de sí mismos y de sus conductas, pero ni se acercan a la verdadera alquimia interior. Además están contentos con sus terapeutas, simplemente porque no conciben que exista algo mejor. En vez de generar el espacio y las condiciones para que el consultante recupere el contacto con su sabiduría, amor, y poder natural, estos terapeutas lo analizan, le aconsejan, lo dirigen, y le dicen lo que debe o no hacer.
De esta manera generan dependencia psicológica, no reconocen a su Dios interior (porque tampoco lo reconocen en ellos mismos), y anulan toda posibilidad de crecimiento espiritual y sanación emocional.

Tienes que moverte y salir del estancamiento y la comodidad. Si tienes poco, ve por mucho. Si tienes mucho, ve por más. Esto no significa vivir en estado de búsqueda. Es más bien recuperar el equilibrio justo. Este equilibrio permite aceptar el presente sin resistencia, sin luchar para obtener más, valorando y agradeciendo lo que eres y lo que posees hoy, pero al mismo tiempo reconocer tu grandeza y no conformarte con menos que la gloria y la realización, tanto en relación a tu estado interno como a tus circunstancias externas. Es salir de la mezquindad y de esa costumbre familiar y cultural de “darse y dar poco”, para conectarse con la abundancia natural del Universo en donde todo sobra. Sobra amor, sobra dinero, sobra paz, sobra alegría. Sobra tanto que ya no puedes retenerlo más, y comienzas a derramarlo hacia todo aquel que se cruce en tu camino.
Esto sucede por supuesto, sólo cuando hayas aprendido a vivir desde el corazón y tus heridas hayan sido en gran parte sanadas. Sólo así tu ego (mente) no interferirá con sus planes individualistas.

Cuando la oruga es oruga, vive tranquilamente, realizando las funciones que le competen, pertinentes a su naturaleza. No está todo el día resistiendo su condición y deseando ser mariposa. Esto sería una tortura!!. Simplemente, un día tranquilo y sin esfuerzo, su destino la transforma en lo que debe ser. Cuando es mariposa, podrá volar, ir de flor en flor, y tener más libertad, pero no es mejor ni superior a su condición anterior. Esa es la diferencia que existe entre el maestro y el alumno. El maestro ya trascendió, el alumno está por trascender. Es sólo cuestión de tiempo y aceptación del presente.

Si tú todavía tienes mucho por aprender, no te sientas menos. Aprende. Ve a la acción. Busca ayuda. Invierte tu tiempo en actividades que te ayuden a crecer interiormente, y no te distraigas con superficialidades. No pases demasiado tiempo con amigos y familia, mirando TV, facebook, o realizando actividades intrascendentes que sabes que no te aportan la plenitud que buscas.

Haz todo lo que esté a tu alcance para convertirte en mariposa, y a la vez, acepta plenamente tu desarrollo interior actual. Lo que eres hoy. Esta es la actitud correcta. Si la sostienes, cada vez tendrás menos dificultades. Cada día más éxito, tanto espiritual, como social y material. Notarás que es más fácil lograr todo lo que te propongas. Lo que antes te ocasionaba un sufrimiento insoportable, una condena, una situación sin salida, ahora lo resolverás de manera simple y llevadera.

Cuando te ocupas de elevar tu frecuencia (elevar la frecuencia es el resultado del correcto trabajo de sanación emocional + espacios diarios de silencio e introspección), todo aquello confuso, dudoso, personas raras, oscuras, empleos malsanos, vínculos conflictivos, experiencias dolorosas, stress, preocupaciones, etc, comienzan a desaparecer de tu vida. Esto puede ser un duelo para ti. Puedes encontrarte muy solo o sola, por el sencillo hecho de estar acostumbrado a vivir rodeado de negatividad y de personas de baja radiación. Tienes que tener presente que has construido una vida acorde a tu vibración. Es por eso que al elevarte, pueden desaparecer muchos amigos y relaciones de muchos años. Personas que en el pasado fueron muy importantes para ti. Pero debes dejarlos partir. Ya cumplieron su misión. Ahora sigue tu camino.

No estamos entrenados para ser felices. Estamos entrenados para ser infelices, para pensar sin parar, para vivir sufriendo o como máximo disfrutando plenamente sólo en forma esporádica, en ocasiones aisladas, y mezquinando amor. Así vivían nuestros padres, nuestros abuelos, y así sigue viviendo nuestra sociedad.

Por eso, tú elige el amor. Elige la libertad. Elige la abundancia y la paz interior. Suelta ya esas viejas creencias que te siguen diciendo mentalmente que es difícil llegar a tal estado. Es mentira!!! Sólo es cuestión de entrenamiento!!!

La espiritualidad es producto de la madurez emocional. Y la madurez emocional es producto del desarrollo del corazón, de despertar el amor hacia uno mismo y hacia todo lo demás. No puede haber progreso en tu vida sin amor. No puede haber desarrollo espiritual sin una autoestima fuerte. No puede haber paz interior si no te ocupas de sanar tus viejas heridas.

Aprovecha el tiempo. Te digo que una vez que te subes a la escalera de la ascensión, con verdadero compromiso, verás los resultados rápidamente. A los pocos meses notarás diferencias en tu percepción y en tu estado interno. Al año, ya verás grandes cambios.

La decisión es tuya y el mundo te necesita. Recuerda que cuando te ocupas de ti, te estás ocupando también del planeta. No hay dos. Si tú te elevas, ayudas al mundo a elevarse. Ve a la acción. Una vez que recuerdes el camino, sólo tienes que seguirlo. Al principio necesitarás ayuda, pero con el tiempo, cada vez la necesitarás menos. Habrás recordado quien eres. Te habrás conectado con tu verdadero poder y sabiduría. El comienzo suele ser más difícil. Es natural, porque estamos entrenados para vivir desde la mente, desconectados del corazón y olvidando completamente nuestro verdadero potencial. Lleva un tiempo dar vuelta este paradigma tan errado e instalado en nuestra psique hace milenios.

Cada vez que necesites ayuda, la tendrás. Tan sólo da el primer paso, pero que sea fuerte.

Luz
Lic. Fernán Makaroff

COMO DOMINAR TUS ESTADOS DE ANIMO

animo

¿Puedes elegir como sentirte durante el día o más bien eres un esclavo de las circunstancias y de tu propia vida?
Si tu respuesta es la número dos, has olvidado como funciona la mente humana.

Cuando una creencia madre negativa (esto significa una Gran creencia que involucra otras más pequeñas), está instalada en tu psique, puede dominarte a tal grado de dejarte completamente a merced de los acontecimientos y de las personas.

Una de las creencias madres más arraigadas en las personas es la falsa idea de lo que es positivo y negativo. Cuando tienes esta división en tu interior, reaccionas frente a los hechos que te ocurren de acuerdo a ella. Por ej, si tú crees que es negativo estar triste, dirás “soy infeliz porque estoy triste”. Si crees que es negativo que no te haya salido el proyecto o el trabajo que tanto deseabas, dirás: “hoy es un mal día para mí porque no sucedió lo que quería”. Si hace tiempo te sientes solo, o estás atravesando una circunstancia difícil en tu vida, una pérdida, también tenderás a calificar negativamente esa situación. Sin embargo, siempre tú estás decidiendo (sin saberlo) que aquello por lo que atraviesas es negativo. Tú lo calificas así, por consecuencia, comienzas a activar emociones dentro tuyo a raíz de esta falsa creencia.

¿Comprendes?. No es que estás mal por lo que te ocurrió (ese es el engaño), sino porque crees que está mal lo que te ocurrió. ¿Puedes vislumbrar la profundidad que tiene esta creencia errónea y sus devastadoras consecuencias?. Imagina si no estuvieras dominado por ella, que simplemente califiques como positivo todo lo que te ocurre, sabiendo profundamente que siempre sucede lo que es mejor para ti, viendo así la luz en donde pareciera que sólo hay oscuridad, ¿cómo sería tu vida? ¿Por que habrías de angustiarte?. Parece un cuento de hadas, pero te diré algo: es una verdad suprema y es posible vivir de acuerdo a ella.

Cuando comprendemos que todo lo que nos sucede en la vida es por AMOR, que hay una energía radiante y bondadosa detrás de todas las apariencias y las dificultades, los estados de ánimo negativos van lentamente desapareciendo. Si estás triste, o te sientes sólo, cambias tu forma de pensar acerca de ello y dices: “estoy en paz con esta emoción. Sé que tiene que salir. No quiero escapar de ella. Estoy en paz”.
La vida quiere que crezcas. No te va a solucionar tus problemas. Quiere que tú aprendas a hacerlo, para que de esa manera te fortalezcas y evoluciones. Cuando no puedes sólo, siempre encontrarás un guía, maestro, o terapeuta, que te acompañará y te indicará el camino a seguir.
Cuando somos niños comenzamos a andar en bicicleta con rueditas a los costados. Pero llega un momento que es necesario sacarlas. Un padre o una madre sabios, no nos dejan con ellas mucho tiempo, sino que están atentos en sacarlas lo antes posible para que aprendamos a ser auto suficientes. Permiten que nos caigamos las veces que sea necesario hasta aprender. Si no nos dejaran caernos, no creceríamos. Eso sería sobreprotección y lo que genera de adultos es dependencia, impotencia y debilidad. La vida hace lo mismo contigo. Te ayuda sólo cuando es necesario. Quiere que seas fuerte, que te des cuenta del poder que tienes, que te comportes como un león, no que andes mendigando amor y felicidad por donde quiera que vayas.

Como decía el gran maestro Paramahansa Yogananda “la felicidad es un estado mental”. ¡¡Cuán acertado estaba!!. Por lo tanto, la infelicidad también lo es. Tú decides como calificar los acontecimientos. Tú puedes elegir como sentirte cuando comprendes que es tu propia mente la que te está dominando y decidiendo por ti qué experimentar a cada momento. No tienes porqué ponerte mal cuando te ocurre algo “negativo”. Esa es sólo una opción.

Nuestra visión de la realidad está contaminada por numerosos condicionamientos y filtros internos. Debemos aprender a mirar con los ojos de Dios. Esto significa “mirar más allá de las apariencias”. Tal cosa se logra teniendo la certeza de que lo negativo no existe. Todo es positivo. Todo es un movimiento del amor, por más que muchas veces no parezca así.

Recuerda que eres inmortal. Las experiencias pequeñas de todos los días son intrascendentes para el alma. Ella sólo quiere avanzar hacia la luz y ve todo desde un lugar mucho más amplio, más sabio, no desde los ojos humanos que sólo alcanzan a ver una porción muy limitada de la realidad. Para ella no existe bien y mal, bueno y malo, sólo aquello que retrasa su evolución o la acelera. Por eso, muchas veces creemos que algo es negativo para nosotros, cuando en realidad para el alma es tremendamente útil. Un ejemplo de esto es cuando atravesamos por una crisis de pareja, o alguien que amamos nos abandona. En el momento se nos cae el mundo encima, pero con el tiempo, agradecemos aquello que ocurrió porque nos permitió fortalecernos, madurar, sanar, y así convertirnos en lo que somos hoy.

Lo maravilloso es que al aceptar y calificar como positivo aquello que creemos que es negativo, todo mal se esfuma. Todo estado de ánimo negativo pierde poder. Porque dejamos de luchar contra el presente, contra lo que está sucediendo en este momento. Esto no es un truco mental. No es escapar de las emociones. Sino por el contrario, desidentificarnos de nuestra mente para ver la verdad pura que estuvo siempre frente a nuestros ojos. Es fluir sin la intervención de la mente, tal cual un niño. ¿Comprendes ahora por qué se insiste tanto en salir de la mente?. Ella es la que juzga y evalúa erróneamente todo lo que te ocurre.
Por eso, cada vez que te sientas preso de un estado de ánimo negativo, consecuencia de un pensamiento sobre algo que te ocurrió, o que temes que ocurra, repite lo siguiente para liberarte: “En este preciso momento no está pasando nada, absolutamente nada”. RepItelo cuantas veces sea necesario hasta que se transforme en tu experiencia. Toma plena conciencia de que esta es la verdad. Concéntrate en todo lo que esté sucediendo en este momento; el canto de un pájaro, el ruido del motor de un automóvil, el latido de tu corazón, el sonido de la lluvia sobre tu balcón, o lo que estés sintiendo. Observa que en el momento en que haces esto, todo el drama desaparece.

Transfórmate en dueño y señor de tus pensamientos. No permitas que tu mente juzgue erróneamente los acontecimientos o revuelva situaciones del pasado para hacerte sufrir. No importa si ese pasado fue hace dos horas o dos años. Deja de comportarte como un barrilete emocional que se deja llevar por la marea de las circunstancias, sin poder para tomar el timón sobre tus estados de ánimo.
Practicalo. Te maravillarás de los resultados.

POR LIC. FERNAN MAKAROFF

LA FELICIDAD ES AHORA

flor

Sólo puedes ser feliz ahora. No puedes serlo en el futuro, porque el futuro no existe. Solo vive en tú mente. ¿Puedes darte cuenta profundamente de lo que implica esto?. La búsqueda de la felicidad es, en realidad, la búsqueda de uno mismo.

Si tú no eres feliz, es simplemente porque te has alejado de tu propio Ser. No tiene mucho que ver con las condiciones externas. Es cierto que ante circunstancias extremas se torna más difícil permanecer centrado, pero si no hay felicidad al menos que haya paz interior. Las tormentas pasan. Todo pasa. Tienes que aprender a distinguir las pruebas que son realmente fuertes en tu vida, con aquellas leves en que la tragedia la armas tú, exagerando y dramatizando aquello que podrías atravesar en paz si lo tomaras como una oportunidad para crecer y sanar, en vez de un enemigo al cual oponerte.

Tú mente inventa los distintos motivos por los cuales no puedes ser feliz ahora, y tú le crees. De esta manera, les das realidad en tu vida. Te convences de que es todo muy cierto. Todos ellos muy justificados, a tal grado que ni siquiera los pones en duda. Pero la realidad es que te has perdido. Estás fuera de ti mismo. Ese es el único problema aquí. No existe otro.

Cuando te alejas de tu esencia, te trasladas al pasado o al futuro. No puedes vivir en el presente y a la vez estar desconectado del Ser. Eso es una contradicción. Si eres feliz, estás en contacto con tu Ser y estás viviendo en el presente.

SER es siempre presente. A su vez, el SER es la vida misma. VIDA Y SER son sinónimos. Y la vida sucede siempre en el AHORA. ¿Dónde podría sino suceder?. MENTE es pasado y futuro. Tú problema es anhelar que en el futuro sucedan ciertas cosas para alcanzar ese estado interno de felicidad que en realidad deseas sentir ahora mismo. Este futuro puede ser cercano o lejano, da igual. Y tus anhelos pueden ser espirituales o materiales, también da igual. Lo importante es que estás buscando resultados en el futuro para lograr un estado interno. Este es uno de los mayores engaños del ego.

La felicidad es un estado de conciencia. Es un “darse cuenta”. Pero….¿darse cuenta de qué?. De que lo único que necesitas para ser feliz ya lo tienes. Es algo que nunca puedes perder. Eres tú mismo. Pero no el “tú” que conoces, el de todos los días, sino el que se esconde debajo.
El de todos los dias es la persona. Persona es el conjunto mente-cuerpo. Emociones y pensamientos condicionados, hábitos y deseos. Todo lo bello que ves en un ti o en otros, es en realidad una manifestación de su Ser eterno, que se expresa en mayor o menor medida de acuerdo a su grado evolutivo.

Detrás de la mente y el cuerpo, se encuentra tu verdadera identidad. De este verdadero yo se habla mucho en los libros de autoayuda. Le dicen espíritu, alma, Dios, luz, etc. Pero la realidad es que muy pocas personas pueden convertir la teoría en vivencia; lograr experimentar la maravillosa sensación de volver a uno mismo para que no se reduzca todo a una mera utopía, imposible de alcanzar en la vida cotidiana.

El amor es el camino y la meta. Cuando Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad, y la vida”, estaba refiriéndose a que el amor es el camino, la verdad y la vida. Como él había vuelto a su hogar, se identificaba a sí mismo con el amor universal, y no con una persona. El amor del que hablamos aquí, no está dirigido a alguien en particular. Es una vivencia sin dueño, sin dirección. Sólo amas, sin objeto. Es el amor mismo en su estado de pureza, sin necesidad, sin posesión, sin amante. Se basta por sí solo. Es totalmente libre de circunstancias y personas.

La verdadera evolución espiritual tiene lugar sólo a través del amor. Cualquier técnica, herramienta, meditación, o terapia, que no te ayude en lo concreto a despertar la energía del amor conciente que está dentro tuyo esperando que la descubras, es una pérdida de tiempo.
Es por eso que muchas personas meditan durante largos años con disciplina y compromiso, pero no logran ser felices. No trabajan su parte emocional, y las emociones son la puerta al espíritu. Su corazón sigue cerrado. Pueden tener ciertas habilidades,pero en realidad están congelados energéticamente. Viven engañados. No vibran y ni siquiera son concientes de que no lo hacen. Poseen tantos conocimientos y experiencias en meditaciones y prácticas espirituales, que no saben que han caído presos de otra de las tantas trampas del ego.

Todo el mundo quiere ser feliz, es decir, todos están buscando amor sin saberlo. El problema es que lo buscan en el lugar equivocado. En vez de profundizar y mirar en su interior, olvidándose de cualquier realidad externa por la cual estén atravesando, lo buscan erradamente en la pareja, la familia, el trabajo, el dinero, las posesiones, la profesión, etc. Esta búsqueda es también inconcientemente la búsqueda de Dios, ya que Dios representa a la felicidad y al amor en su máxima expresión. Por lo tanto, aún la persona más atea o racional que imagines está sin saberlo anhelando el encuentro con su creador.

Lo que te impide ser feliz ahora mismo es tu estado compulsivo de búsqueda. Siempre estás buscando algo. Siempre anhelando algo que no tienes. ¿Sabes? Yo también vivía así. Durante muchos años busqué y busqué, y nunca encontraba. Cuando parecia que iba a lograr lo que tanto deseaba, se esfumaba de mis manos. Esto me pasaba en todas las áreas de mi vida, salvo en una: en el área espiritual. Allí siempre avanzaba.

Un día, después de muchos años, me rendí. Le dije a la existencia “está bien, si no tiene que ser, entonces que no sea”. Dejé de luchar contra todo, dejé de esforzarme por alcanzar mis objetivos, sean estos externos o internos. A partir de ese dichoso día, no necesito nada. Yo mismo soy mi propio autogenerador de felicidad. Cuando lo que deseo tenga que llegar, llegará. Pero puedo morir hoy mismo sabiendo que hice lo que tenía que hacer. Es todo una cuestión de actitud, que lo genera un previo estado de conciencia, en donde te das cuenta que no hay que luchar para conseguir nada, pues ya lo tienes todo.

Esto lo comparto no para glorificar mi ego, sino por el contrario, para que comprendas que la felicidad interior (que es la única que existe, pues la que predomina en la sociedad es tan sólo un fantasma de la mente), es bien real y accesible a cualquiera, y no sólo para aquellos afortunados llamados “maestros iluminados”.

Por lo tanto, he aqui las claves para alcanzar tal estado

1. No luches contra tus emociones negativas. Tómalas a todas por igual. No prefieras las positivas por sobre las negativas. Es más, ni siquiera las califiques como tal. No reacciones con aceptación hacia la alegría y con rechazo hacia la tristeza o la soledad. Mételas a todas en la misma bolsa: la bolsa de la aceptación.

2. No te esfuerces. Cuando algo no se da, deja que se vaya. Ya vendrá cuando tenga que venir, y sino no lo hará. Tú no puedes controlarlo. No resistas el fluir de la vida. Una cosa es la persistencia y el compromiso, y otra muy distinta es la lucha. Cuando tus circunstancias sean adversas, cuando estés en medio de una tormenta, has lo que esté a tu alcance para cambiarlas, pero no te exijas de más. Has lo que puedas sin esfuerzo y luego suéltalo. “Si está pasando, es porque tiene que pasar”. No puede ser de otra manera. Recuerda que la vida no se equivoca.

3. Organiza tu vida para sentarte en silencio al menos treinta minutos al día, que pueden ser seguidos, o divididos quince minutos a la mañana y quince a la noche. En este silencio, dirige concientemente la atención hacia tu interior con la mayor concentración posible, pero siempre sin esfuerzo, sin esperar “sentir” algo. Libre de expectativas.Totalmente relajado/a. Cuando veas que tú mente quiere sabotear la práctica, no la rechaces. No la tomes como un enemigo. No digas “no puedo, mi mente no para”. Simplemente ignórala y vuelve a dirigir, una y otra vez, tu atención hacia tu interior.

Una vez que hayas incorporado estas tres claves para vivir conectado con tu Ser, los resultados son sólo cuestión de mayor o menor entrenamiento.

Saludos y luz!!!

POR LIC. FERNAN MAKAROFF

VIVIR SIN ESFUERZO

abundancia1

Hay un dicho popular que fue instalado en nuestra mente desde que nacimos, aprendido de generación en generación, que pocas veces es cuestionado. Este es: “La vida es una lucha”. Pero…¿una lucha contra qué o quién? ¿Te lo has preguntado alguna vez?. Hay dos opciones: o luchas contra ti mismo o luchas contra la vida. Si luchas contra ti mismo, significa que no te amas, que no te aceptas, que no te gusta como eres. Quieres ser otro. Si estás luchando contra la vida, estás suponiendo que eres más sabio, que sabes mejor que ella lo que necesitas para ti o lo que necesitan los demás. ¿quién eres tú para cuestionar a la existencia y su sabiduría natural?

La vida es como es. No tiene errores. Tú ves errores porque miras desde tus condicionamientos, desde un programa instalado en tu cerebro que has adoptado y usas como si fuera natural. Este programa divide lo que está mal y lo que está bien, lo que tiene que ocurrir o lo que no tiene que ocurrir, de acuerdo a tus creencias adquiridas en tu sistema familiar y social.

Generalmente, en esta sociedad el esfuerzo está visto como algo positivo. Nos han transmitido que hay que trabajar duro para conseguir lo que queremos. ¿Te has dado cuenta de ello?. Si en tu experiencia esto es cierto, es simplemente porque esa creencia sigue dirigiendo tu vida y se convierte en realidad día a día.

Cuando vemos a un millonario en su Porsche viviendo del abundante dinero que le mandan sin moverse de su casa, confortable, y haciendo lo que le plazca todo el día….¿que pensamos?.¿Lo admiramos y queremos aprender de él a vivir así, usando nuestro tiempo libre en lo que nos plazca, en vez de trabajar para sobrevivir?.¿O tendemos a pensar negativamente, imaginando que a alguien tuvo que haberle robado o estafado, criticándolo y llenos de prejuicios?. En cambio, una persona que trabaja 10 horas por día para mantener a su familia y ganarse “el pan de cada día”, suele ser admirado por su esfuerzo. ¿Por qué?. Porque no concebimos una vida abundante y sin esfuerzo. Creemos que esforzarnos es algo positivo, cuando en realidad, es desgastante, provoca problemas de salud, stress, cansancio y finalmente depresión. Esta creencia ni siquiera es cuestionada.

El disfrute y la abundancia han sido censurados. Y si no lo fueron en su totalidad, reina una actitud mezquina que nos dice que no se puede disfrutar y ser feliz todo el día. Algo malo tiene que ocurrir. Tiene que haber una polaridad, sino sería todo demasiado bueno. Tanto no merecemos. Esta mezquindad de base impide efectivamente que nuestra vida sea maravillosa, simple, y abundante. Porque no nos sentimos merecedores de algo tan bello. No lo soportaríamos.

¿Sabes que se hizo un estudio a cientos de personas que ganaron la lotería?. Lo sorprendente es que en más del 80% de los casos y al término de 10 años, volvieron a la posición económica que tenían en un principio. Porque como en su sistema interno reinaba la carencia (no habían sanado sus heridas infantiles), no pudieron soportar la abundancia. Gastaron de más, perdieron todo, o lo invirtieron erróneamente en negocios que fracasaron.

Todo en la naturaleza sucede de manera espontánea. Las flores crecen sin esfuerzo, el sol sale y se pone, las olas rompen en la playa, los delfines nadan sonrientes, la lluvia cae y genera vida. Tú eliges si alinearte con el fluir de la existencia o ponerte en contra de ella. Eliges si quieres ser amigo de la vida o enemigo. Hacerte amigo significa subirte a la ola de la aceptación y confiar en que te llevará a donde te tenga que llevar. Significa permitir que las cosas sean exactamente como tienen que ser y no buscar compulsivamente que sean de otra manera. Es dejar de resistir la sabiduría natural del Universo cada vez que te sucede algo que no deseas, o que no te sucede algo que deseas. Esta actitud es mucho más humilde, además de más inteligente. Tú puedes equivocarte, pero la vida es perfecta, no comete errores.

Para alinearte con la Existencia debes comprender en un nivel muy profundo, que lo único que verdaderamente importa es tu estado interno. Él comanda tu vida y atrae todas las circunstancias y las personas, toda la armonía o la amargura. Es necesario salir del engaño de que “cuando consiga tal y tal cosa voy a ser feliz, voy a estar bien”. Eso nunca va a suceder. Deja de mendigar. Cuando estés bien y en paz, conseguirás aquello que quieres. Simplemente porque allí ya habrás dejado de luchar, estarás alineado con el Cosmos. Y como el Cosmos es puro amor y abundancia, todo vendrá sin esfuerzo.

Este estado lo es todo. Es realmente ver la maravilla y la simpleza de la vida, amarla, agradecerle, y disfrutarla. Es vivir sin expectativas. Cuando no hay expectativas, no hay fracaso. No hay posibilidad de fracasar porque tú no estás necesitando que suceda algo para ser feliz. Ya lo eres, por lo tanto, no dependes del resultado.

¿Crees que Dios se esfuerza en algo? ¿Acaso no somos una chispa de él?. Entonces, ¿de dónde viene esta cultura del esfuerzo? Sólo son condicionamientos sociales que aprendimos y repetimos sin conciencia. Cuando la vida se transforma en una lucha, es simplemente porque estás resistiendo el presente. No aceptas lo que crees que es negativo y buscas desesperadamente escapar de ello. Ahí es cuando sobreviene el sufrimiento. ¿Cómo sería tu vida si aceptaras todo lo que te ocurre sin luchar, confiando en que la Existencia es sabia y siempre generosa contigo?.

Decide alinearte con la vida. Cuestiona tu lista de prioridades. Profundiza en ellas. Porque la Existencia no tiene ego, pero tú sí. Es muy posible que las prioridades en tu vida sean producto del ego, y no de tu Ser. Puedes haber armado todo en base a tu ego. Incluso tus planes para el futuro pueden que también estén diagramados por esta entidad ficticia.

La vida siempre te da lo mejor para ti, aunque no lo comprendas o lo resistas, en cambio tú muchas veces no lo haces. Crees que las cosas tendrían que ser diferentes y luchas contra ellas. No las aceptas como son. Si bien es cierto que a veces es difícil cambiar las circunstancias debido a los condicionamientos que operan dentro nuestro sin nuestro consentimiento, cuando aprendemos a auto generarnos el estado interno que deseamos en vez de depender de las circunstancias externas para llegar a él, todo se torna simple y armonioso.

La actitud correcta es la siguiente: haz lo mejor que esté a tu alcance y luego desentiéndete de los resultados. Día a día dedícate a transmutar tus energías negativas con meditación, visualizaciones, o técnicas que realmente transformen, para que cuando salgas al mundo, tu estado interno haya sido purificado y puedas atraer aquello que necesitas. No esperes resultados. Olvídate de ellos y no te frustres. Tu atención debe estar puesta sólo en dar lo mejor de ti para luego relajarte.

Tu mundo externo es un reflejo de tu estado interno. Esto a veces es duro de aceptar, pero es la realidad. Hay una maduración natural que lleva su tiempo. No puedes pretender que todo lo que deseas suceda ya. Debes aprender a esperar. Si comes una fruta verde, te hará daño. De la misma manera, el Universo te cuida y sólo te va a dar aquello que puedes soportar en tu mundo interno, de acuerdo a cuán maduro estés.

Debes estar preparado para recibir lo que deseas. Esta espera no es una espera pasiva. No es sentarse y pretender que las cosas sucedan solas. Es accionar, pero siempre teniendo presente que hay una inteligencia detrás que sabe perfectamente lo que es mejor para ti y cuándo dártelo. En realidad, esta inteligencia eres tú en tu máxima expresión. Llegará un momento en que esa inteligencia infinita y tú sean uno. Mientras tanto, acciona y deja que esta inteligencia actúe o no actúe. Confía en ella. Ten siempre presente que tú no sabes lo que es mejor para ti, pero el Universo sí. Sé humilde, disfruta el presente con lo que tienes (que es mucho), y aprende a esperar.

Solamente cuando estés lo suficientemente anclado a tu Ser, y esto significa que hayas alcanzado un estado de conciencia elevado y sintonizado con la Creación, puedes dirigir este proceso a voluntad. Allí, el factor tiempo y la espera desaparecerán, porque tu Ser ya habrá recuperado su trono y el ego habrá vuelto a su verdadero lugar, que es el de súbdito. Entonces todas tus palabras y acciones estarán alineadas con el ritmo natural de la Creación. Serás como una ola en el mar. No habrá dos; tú y el mundo, tú y la vida. Será todo la misma cosa, la misma energía, llamada Dios.

El único obstáculo es siempre el ego. Y al ego se lo reduce con trabajo interior. No existe otra manera. Vencerlo no significa que desaparezca, sino que no dirija tu vida. Como el ego es la mente, sólo abandonando día a día un poquito más la mente puedes llegar a realizar tus sueños. Es por eso que en tu lista de prioridades siempre debes estar primero tú. Esto es AMOR, no egocentrismo como muchos creen. Cuando te pones en primer lugar, estás comprendiendo como funciona el Universo. Eres realmente conciente de que sólo conectándote con tu Ser, en el silencio del alma, obtendrás el estado interno que te llevará hacia la dicha, la plenitud y la felicidad que buscas. Solamente allí podrás brindar a los demás una ayuda real con tu mera presencia. Es muy noble ayudar a los demás dándoles comida, refugio, salud, y escucha. Pero lo que más necesita el mundo es ascender, evolucionar. Cuando eres AMOR, no sólo resuelves esos problemas, sino que también siembras una semilla de luz que se contagia a donde quiera que vayas, facilitando el despertar de los demás y acelerando la ascensión del planeta.

Sólo ocupándote de ti (de tu mundo emocional y espiritual), puedes vencer tus limitaciones y vivir sin esfuerzo. Si no lo haces, seguirás una y otra vez cometiendo los mismos errores. ¿Acaso no es eso lo que te sucede?

Ocúpate de volver a tu esencia. No postergues más al Ser. Puedes postergar los viajes, las reuniones con amigos, la pareja, o cualquier otra cosa, pero no el espacio para conectarte contigo y con tus sentimientos, sin la intervención de tu mente.

Pruébalo un mes, y observa lo que sucede.

LIC. FERNAN MAKAROFF