NO PIENSES

cer31

Tú tienes problemas y entonces piensas en ellos. Piensas y piensas, y crees que así podrás resolver algo. Sin embargo, tus problemas siguen allí solamente porque tú sigues pensando en ellos. ¡¡Tu mente te está usando!!! ¡¡No lo permitas!!!. ¡¡Deja de pensar!! ¡¡Sal de allí arriba!! ¡¡Escapa de la prisión mental!!

La mente es una gran actriz; vive engañándote haciéndote creer que la realidad es dura y difícil sólo para confundirte, manipularte y así no logres descubrir que ella es en realidad el único obstáculo.

No digas que tienes problemas reales, no te creas eso. Pues así le das poder y existencia a la negatividad. No pienses: “tengo que pagar algo y no tengo dinero, no tengo trabajo, mi hijo no me hace caso, ni novio me engañó”. Estos no son problemas en absoluto: son tus propias elecciones que tomaste sabiamente para madurar, florecer y salir de la debilidad y la impotencia humana.

¡¡LA FE LO ES TODO!! ¡¡TEN FE!! ¡¡TEN FE CIEGA!!. ¡¡Deja de quejarte, de lamentarte y de contar tus penas por el mundo!!. ¡¡Sé fuerte!!. No le des tregua al ego, no lo alimentes con palabras o pensamientos negativos. ¡NI UN SOLO PENSAMIENTO NEGATIVO! ¡NI UNA SOLA PALABRA QUE NO HABLE DE AMOR!. Esto no significa reprimir lo que sientes, sino simplemente darte cuenta de que tú mismo te generas estados emocionales negativos a través de la identificación con las absurdas voces de tu cabeza.

La mente negativa que se anticipa al futuro y resiste el presente es tú único enemigo. ¡¡NO TE DEJES ENGAÑAR MÁS!! ¡¡DESCUBRE ESTO!! ¡¡RASGA LOS VELOS!!. Y si haz de pensar en algo, que sea en que todo se va a armonizar rápidamente y todo lo mejor va a venir porque te lo mereces.

¡¡Domina tu propia mente!! ¡¡Vigílala noche y día!! ¡¡Minuto a minuto!! ¡¡Entonces recuperarás el poder sobre tu vida y serás libre!!! ¡¡LIBRE!!!! ¡¡LIBRE!!!!

Lic. Fernán Makaroff
www.liberate.uy

 

 

 

 

 

 

Advertisements

EL DESAPEGO

1-slideImage_1 (1)1

La humildad te hace grande. Reconocer que no sabes nada aún sobre los misterios del Universo y limitarte sólo a agradecer y aceptar cada experiencia que la vida te regala, es transformarte en una persona sabia. A esto se le llama entrega. Si te entregas y te desapegas de la necesidad de que las cosas sean como tú deseas, de la necesidad de sentir lo que deseas sentir, no habrá lugar para sufrimiento de ninguna clase. Tu éxito estará asegurado. Tu vida comenzará a ser absolutamente maravillosa, simplemente porque tú le permitirás a Dios trabajar a través de ti y Él no comete errores. ¡¡Es tan fácil cuando uno lo comprende!!.

No te apegues a tu realidad presente, ni al pasado, ni a un futuro imaginario. Que cambie lo que tenga que cambiar. Que se vaya lo que se tiene que ir. Permite y observa el fluir de los acontecimientos como si estuvieras en un cine mirando una película; la película de tu propia vida. Sabe que lo que va y viene carece de Ser. Todo lo que cambia no es real.

No aferrarse a los resultados, no depender que suceda aquello que deseas para ser feliz, es la esencia misma de la felicidad. Y esto es posible sólo gracias al desapego.
Compórtate de manera humilde y confía. Ten certeza de que siempre vendrá y se irá lo que es mejor para ti, si tú lo permites y no lo rechazas creyendo que sabes lo que es mejor para ti. Deja que la divinidad trabaje y no opongas resistencia. Hazte a un lado.

¿Alguna vez le preguntaste a Dios “cómo puedo ayudarte” en vez de siempre ser tú el que pide ayuda?. Ayudar a Dios significa hacer su voluntad y no la tuya. Y su voluntad es siempre aquello inevitable.

Saludos!
Lic. Fernán Makaroff
www.libérate.uy

 

 

 

 

SÉ TU MISMO

se

 

Si eres tú mismo, eres una persona muy valiosa para esta sociedad. La gente vive con máscaras, se protege, teme a lo desconocido. Pero el mundo necesita personas auténticas. Personas que lloren y que rían sin miedo ni verguenza. Personas que vivan sin miedo. Personas que no les importe la opinión de los demás. Que den sin esperar nada a cambio. Que jueguen, que miren a los ojos, que presten atención a lo que el otro necesita. El otro representa a aquellos que no conoces, aquellos que nunca en tu vida has visto o quienes no te dan lo que esperas recibir. Es allí donde se pone a prueba tu amor; si ese amor es del ego o del Ser.

El amor del ego ama de acuerdo a lo que recibe de los demás. En cuanto el otro no tenga nada para ofrecerle; ni amor, ni dinero, ni atención, pierde todo interés. El amor del Ser en cambio, ama sin mirar con los ojos, no le importa ser rechazado, no espera admiración, no espera amor, no espera nada. Ama de la misma manera que el sol; desplegando sus rayos de luz y calor sin hacer distinciones.

Ponte como objetivo amarte con ese amor. Ama todos tus errores e imperfecciones, entonces podrás amar los errores y las imperfecciones de los demás. De esta manera transformarás una utopía en una realidad: el amor incondicional será tu estado y tu verdad.

Entonces, cuando salgas a la calle, ya no verás extraños, sino seres de luz. Habrás cumplido la parte que te corresponde para cambiar al mundo.

Saludos,
Lic. Fernán Makaroff

 

 

 

 

FE

namaste1

La fe es la certeza de que va a suceder lo que tú deseas. Esta certeza surge de un conocimiento: el conocimiento de que tú eres uno con la divinidad y por lo tanto no existen los obstáculos. En la fe no hay dudas; en el momento en que tú dudas, ya has perdido la fe.

La duda es miedo disfrazado. Cuando dudas emites la vibración de miedo, y de esta manera bloqueas el fluir natural de la abundancia. El problema comienza cuando tú crees ser una persona viviendo en un mundo hostil, haciéndole caso a lo que te dicen las otras personas condicionadas, en vez de identificarte con lo que realmente eres: un alma libre, todo poderosa y eterna.

No dudes y no temas. No prestes atención a tus circunstancias, por más difíciles que sean. No importa que hasta ahora nada te haya salido bien. No te preocupes aunque todo se esté desmoronando. Conserva la paz. Pues esa energía de paz y confianza es justo la que te llevará a la acción correcta y todo se resolverá de la manera más inesperada. No dudes en ningún momento de que tú eres uno con Dios, de que el Universo es tuyo, de que tú eres el Universo con toda su sabiduría e inteligencia, y te mereces lo mejor ahora mismo, no mañana.

Siéntete digno de lo mejor y lo mejor vendrá. Esto no puede fallar. No existen los obstáculos, salvo en tu interior. Entonces, erradicalos de tu mente. Libérate de toda creencia acerca de que aquello que es realmente maravilloso es difícil o imposible de conseguir. No permitas alojar en tu mente la posibilidad de que no sucederá lo que deseas, entonces, sucederá.

Comprende esto: tú decides. Nadie más que tú. Entonces, ¡¡decide que no existen los obstáculos para conseguir lo que quieres!!. ¡¡¡Pues en verdad no existen!!!. Sino te reto a que me digas, ¿en dónde están las barreras más que en tu propia mente?

Sabiendo esto, alegremente avanza y festeja de antemano que todo sucederá tal cual deseas. Ya puedes agradecerle a Dios por todo lo que vendrá, porque no hay posibilidad de que no venga, ya que no existen los obstáculos.

Esto es fe.

Bendiciones,
Lic. Fernán Makaroff