ESTRATEGIAS DEL EGO PARA SABOTEAR NUESTRA FELICIDAD.

ego

 

Comprender qué es el ego y como opera diariamente saboteando nuestra vida resulta fundamental para aquellas personas que desean desarrollar su conciencia y liberarse definitivamente del sufrimiento. Si queremos avanzar en nuestro camino de evolución conciente debemos conocer muy bien sus trampas activas que siguen opacando e impidiendo que se manifieste nuestro Ser.

Lo primero y más importante que debemos saber es que el ego es nuestro amigo, no nuestro enemigo. Esto es a veces lo que más cuesta comprender. Querer liberarnos del ego es la misma resistencia del ego a no aceptar lo que somos hoy, que es lo mismo decir: no aceptar el momento presente. Cuando decimos “no me gusta mi ego”, lo que estamos diciendo en realidad es “no me gusta como soy”. No estamos en paz con aquello que menos nos gusta de nosotros mismos. No lo aceptamos. Y esto por supuesto habla de una persona con baja estima. Cuanto más quieras liberarte de tu ego, menos te amas.

El ego es nuestra historia que se activa en el momento presente. Todos los rasgos, conductas, pensamientos, emociones, limitaciones, y condicionamientos que aprendimos en nuestra infancia y continuamos repitiendo. Cuando comprendemos profundamente que todo lo que no nos gusta de nosotros es aprendido y no nuestro, comienza el verdadero crecimiento interior. Antes de esta toma de conciencia, los pasos que se dan son lentos y superficiales. No importa que practicas espirituales realices. Sino comprendes plenamente que tú eres la perfección, que eres bello por naturaleza (esto lo puedes comprobar mirando a los niños) y que toda negatividad ha sido producto de condicionamientos aprendidos (principalmente de tus padres), no lograrás estar en paz contigo mismo. Si crees que eres fallado por naturaleza, ¿para qué siquiera intentar ser feliz o realizar prácticas espirituales?. Sería una pérdida de tiempo y energía. .

Nuestra historia se ve reflejada en nuestra personalidad. Una persona violenta, vivió violencia .Una persona sometida, vivió sumisión. Una persona ansiosa, vivió situaciones de ansiedad. Una persona que no valora al otro, no fue valorado. Alguien que engaña a su pareja, vivió situaciones de infidelidad o fue engañado de niño de diversas maneras. Por supuesto que comprender esto no lo justifica. Uno tiene que ocuparse de cambiar estos patrones y hacerse responsable de que esa energía densa está operando diariamente, dañándonos y dañando a todos, y a nuestros seres queridos principalmente. Si no haces nada para cambiarla seguirá manifestándose cada vez que una situación del presente active un recuerdo en la psique de alguna experiencia del pasado. Esto sucede todo el tiempo, durante todo el día. Hay personas que tienen más conciencia sobre sus reacciones, creencias, emociones, y conductas aprendidas y otras que las actúan en piloto automático.

Pero lo importante que debemos tener en cuenta a la hora de solucionar nuestros problemas es lo siguiente: el ego es un fantasma, que se transmite de generación en generación (lo tenían nuestros padres, abuelos, bisabuelos, etc). Es el conjunto de lo peor de todos ellos. Es una entidad sin esencia, por lo tanto. ¿Para que dedicarle tanta atención si en verdad sabemos que no existe? El ego se alimenta de nuestra atención. Cuánto más lo ignoremos, más se reduce.

Debemos amigarnos con nuestra historia y nuestro dolor, que es nuestra personalidad, y aceptarla plenamente. Si bien esto es lo que somos hoy, en realidad no es lo que somos en esencia, ya que somos en verdad la luz que está debajo. Dicho de otro modo, DEBEMOS AMAR Y ACEPTAR PRIMERO LO QUE NO SOMOS, PARA PODER REENCONTRARNOS CON LO QUE SOMOS REALMENTE. Sólo cuando somos capaces de amar y aceptar lo peor (nuestro ego), nuestra verdadera luz comienza a emerger. Y no sólo eso, sino que también comenzamos a ver la luz en los demás en vez de fijar la atención en lo negativo y en sus errores.

¿Comprendes ahora que cuando quieres liberarte del ego estás rechazando tu pasado? Te estás rechazando a ti mismo.

Entonces la primera estrategia del ego y la que más genera sufrimiento es convencernos de que es real. El mayor poder del ego es a través de las VOCES INCONCIENTES DE NUESTRA CABEZA. Esa voz que no para, noche y día, y que le creemos. Puede decirte “qué dificil que es la vida”, “no voy a poder”, “ya no doy más”, “no quiero sufrir más”, “porque me pasa esto a mi”, “voy a fracasar de nuevo”, “soy infeliz”, “mi vida es un calvario”, etc. Muchas veces la voz se activa con más fuerza cuando vivimos una experiencia dolorosa, o una prueba. Una pelea con alguien, que nos despidan del trabajo, que me abandone mi pareja, una muerte de un ser querido, un conflicto familiar. Despues de esta experiencia que vivimos, comenzamos compulsvamente a pensar en ello y la voz comienza a relatarnos lo que sucedíó una y otra vez, generándonos stress, tristeza, preocupación, miedo, pánico, bronca, resentimiento, etc, depende de qué emoción nos haya activado esa experiencia. La trampa del ego es que al volver a recordar una y otra vez lo sucedido, re-experimentamos una y otra vez esa misma carga negativa, en vez de soltarla y dejarla en el pasado. Este es el circulo del sufrimiento humano. PIENSO, Y SUFRO. PIENSO, Y SUFRO.

Si hay un enemigo para vencer es la identificación con nuestro ego, no el ego en sí. El ego es maravilloso, aunque esta afirmación se contraponga a fuertes creencias establecidas. ¿Por qué? Porque sin el ego nosotros no podríamos evolucionar, no podríamos ser felices, no podríamos sentir paz ni alegría. No podríamos enamorarnos. Para experimentar en esta tercera dimensión la maravilla, el amor, la luz que todos somos, necesitamos de su polo opuesto. ¿Cómo podríamos conocer el frio si no conocemos el calor? ¿O la libertad si no fuimos alguna vez esclavos?

Supongamos que creemos que somos un árbol y entonces nos quedamos todos los diás parados, sin hablar, sin relacionarnos con nadie, quietos, bajo la lluvia y granizo. Un día moriremos. Entonces, ya desde el otro plano… ¿Vamos a acusar a algún árbol por nuestra muerte? Por supuesto que no. El problema fue que nosotros creímos ser un árbol, y esta identificación nos llevó hasta la muerte. De hecho, cientos de miles de personas mueren por enfermedades psico-somáticas causadas por la identificación con su ego

El ego se forma en la infancia. Básicamente por la falta de amor incondicional de parte de nuestros padres o tutores. LAS PERSONAS QUE TIENEN MAS EGO, SON LAS QUE MAS SUFRIERON. Todos nosotros deberíamos despertar nuestra compasión hacia los seres más oscuros, ya que son los que menos amor recibieron. Los políticos y los que gobiernan al mundo son un ejemplo de ello. Sentir compasión no es ser permisivo con la oscuridad y dejarse esclavizar. La compasión nos libera de todo rastro de odio, bronca, y sentimientos de rechazo hacia los demás. Pero no podemos sentir compasión por la oscuridad de los otros si primero no sentimos compasión por nuestras propia oscuridad, y aprendemos a tratarnos con amor y dulzura cuando nos equivocamos, y sobre todo en los momentos más difíciles. En vez de juzgarnos, culparnos, exigirnos, postergarnos y abandonarnos. Debemos aprender a transformarnos en nuestros mejores amigos, comprendernos y auto motivarnos.

Otra trampa del ego es el engaño de creer que algún día vamos a encontrar algo o alguien allá afuera que nos va a sacar del sufrimiento y nos va a otorgar la paz que tanto buscamos. La característica básica del ego es la búsqueda. Busca reconocimiento, aceptación, admiración, o puede buscar que lo rechacen incluso, para sentirse visto. Busca paz interior, espiritualidad, placer, sexo, dinero, familia, etc. Y como nunca se satisface, su búsqueda continúa eternamente, perpetuando esa sensación de falta o vacío interior. Pero lo que está buscando en realidad es amor. CUANTO UNA PERSONA MÁS SE AME, MENOS BUSCA, PORQUE MENOS NECESITA.

Podemos hablar por un lado del ego natural, que es simplemente el encierro del alma en un cuerpo físico, creando la ilusión de separación, y por otro lado el ego psicológico, que es al que nos estamos refiriendo. Es decir, hay una parte natural y necesaria de la evolución que consiste en olvidar para recordar, olvidar que somos almas eternas, perfectas, y unidas al Todo, creando la experiencia de separación e imperfección, para después recordarlo y poder maravillarnos en este proceso de despertar.

Este proceso no tiene nada que ver con el sufrimiento y la locura de la especie humana. El ego del que nos referimos es el conjunto de condicionamientos de nuestro pasado acumulado en la psique colectiva.

Estar identificados con el ego no significa solamente estar identificados con nuestra mente, con nuestra personalidad condicionada, sino que va mucho más allá de ello. ES CREER QUE SOMOS UNA PERSONA CON UN CUERPO, EN VEZ DE ALMAS ETERNAS LIBRES. Creer que somos una persona, que nació y va a morir, con defectos y virtudes, asegura y perpetúa el sufrimiento, ya que estaremos siempre presos de creencias, enfermedades, problemas, sufrimiento, vejez, Y MUERTE.

Muchas personas “pseudo espirituales” confunden la teoría con la práctica. Es decir, al leer tantos libros de autoayuda saben todo esto de memoria, pero NO LO EXPERIMENTAN. Y como viven engañados, pues están identificados con su mente, ni siquiera saben que no lo experimentan. Creen realmente que sí.

Sin embargo, cualquier guerrero espiritual auténtico, que dedica su vida a sanar sus condicionamientos y limitaciones, y que conoce muy bien a la oscuridad porque ha desarmado sus propios juegos oscuros, reconoce a estas personas con solo mirarles a los ojos.

Tú no eres el ego, pero debes aceptarlo en su totalidad. Sólo así tendrás paz verdadera. Debes saber que está en ti, pero que no tiene nada que ver contigo. Tú no eres tu historia ni tus condicionamientos. Como un diamante precioso que está cubierto de barro y polvo acumulado durante décadas, tú te encuentras debajo de ello. No le prestes atención a la voz de la mente, porque se alimenta solamente de tu atención. No importa qué pensamientos tengas, que te haya ocurrido en tu vida, durante el día, o qué problemas creas tener. Lo que realmente importa es SER PLENAMENTE CONSCIENTE DE QUE SUFRES SOLO CUANDO ESTAS PENSANDO. Si te identificas con lo positivo, también vas a identificarte con lo negativo. Por eso, lo que hay que cortar es la identificación. Este es el sentido verdadero de la meditación. Salir de la mente. Usarla sólo cuando sea necesaria. Y se logra con la práctica y solamente con la práctica.

No prestes atención a lo que tus sentidos perciben. Ni en ti ni en las otras personas. Lo que a ti te importa es lo que está debajo, no lo que ves o escuchas. Pon tu atención ahí. Confía en esto. Dos de los mecanismos básicos del ego para sufrir son la búsqueda (de sentir verdadero amor) y la identificación con las voces de tu cabeza. Tratate con amor y dulzura, y no creas en nada de lo que te diga tu mente, y verás como el ego y el sufrimiento irán desapareciendo.

¿Cómo lograr esto? Recuperando el amor por ti: cada vez que te encuentres mal (no importa por qué motivo), sientate solo o sola, y hablate a ti mismo/a, diciéndote algo así: “Estoy pasando por una situación difícil, pero que buena persona que soy. Siempre deseo el bien, siempre quiero mejorar. Me cuesta, pero no dejo de intentarlo. Que fortaleza tengo!! Nunca me doy por vencido/a!!!. Valoro todo lo que soy, y se que todo lo negativo que hay en mí no es mío, sino aprendido. Sino puedo solo/a buscaré ayuda ahora, pero yo me merezco lo mejor ahora. No seguiré esperando. No me quedaré más sufriendo sin hacer nada por mí, y sin buscar ayuda.”.

Despues fijate que estás sintiendo, y no sigas pensando en nada más. Quédate con lo que estás sintiendo. Profundiza en ello. Saca la atención de la mente. No la escuches. Recuerda que otra de las trampas principales del ego es hacerte creer que está todo mal, cuando no es cierto. Esto se llama RECORTAR LA REALIDAD. Niega lo positivo, pero lo negativo lo ve sin ninguna dificultad. Él te quiere convencer que todo está oscuro, todos son problemas, todo es negativo. Esto es falso siempre. En todos los casos. Lo negativo no existe cuando aprendemos a no creerle al ego. Es allí cuando cambia nuestro punto de encaje, y comenzamos a ver que detrás de toda experiencia y de todo mal, sólo hay amor, un radiante e infinito amor.

Lic. Fernán Makaroff

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s