¿QUE SIGNIFICA “SER ESPIRITUAL”?

alma2

La espiritualidad es la integración entre el cielo y la tierra. Una persona espiritual disfruta de los placeres sensoriales y físicos, pero sin olvidarse jamás que son insignificantes al lado del gozo del Ser, que encuentra tan solo sintiendo su propia presencia. Ha logrado, mediante su propio y prolongado trabajo interno, vivir desde el corazón, sin miedos, sin permitir que la fastidiosa mente interfiera en los planes del alma, la cual no teme al dolor ni al futuro.

No es perfecto ni mucho menos, aunque sabe que la perfección es la única realidad debajo de todas las apariencias. No busca escapar de nada. Ni del dolor, ni de sus errores, ni de la muerte. El vive tal cual un niño, en el presente, con la diferencia que su conciencia y madurez han sido desarrolladas, permitiendole adaptarse a este plano físico y esta realidad holográfica. Él ha comprendido que todo es una mentira, un escenario, pero no vive repitiendo como parlanchin lo que sabe de manera compulsiva, sino que sólo habla cuando su Ser, que está unificado a la energia universal, lo dirige naturalmente a hacerlo.

No aparenta ser alguien especial, ya que realiza las mismas actividades que el resto de la gente, pero por dentro su experiencia es totalmente distinta. Es conciente de sus limitaciones, pero a la vez sabe que son ilusiones y no se confunde con ello. No se identifica a sí mismo como una persona con virtudes, defectos, problemas, emociones, y pensamientos, sino con el Ser que mora debajo, que es luz y amor puro, eterno, manteniendo firme esta conciencia a donde quiera que vaya. Hace todo lo que tiene que hacer para salir del estado de inconciencia, pero sin olvidar que él ya está despierto, que en realidad es ahora lo que está buscando.

La evolución está ligada al factor tiempo, que es tan sólo una ilusión que experimentamos en este plano holográfico.

No se deja atrapar por las diferencias. Él ve unión cuando los demás ven separación. Se lo puede ver inmerso en la Matrix, actuando el juego del cuerpo y la mente, pero en su interior no olvida que son experiencias pasajeras, aunque necesarias en su camino. Comprende que aún las actividades más intrascendentes pueden llevarlo a la gloriosa meta de la realización.

La diferencia radical con las otras personas es su intención. Mientras los demás buscan dinero, placer, familia, pareja, un buen trabajo, o viajar para ser felices y disfrutar la vida, él realiza estas actividades con el único fin de recuperar el contacto con su verdadera naturaleza. Si para ello debe salir a divertirse y tener sexo con muchas mujeres, lo hará con gusto, aunque sin perder la conciencia. Si para alcanzar su meta siente que debe alejarse a una cueva remota para permanecer por largos períodos sumergido en estado meditativo, irá allí también sin vacilación alguna.

Como dijo el gran maestro Nisargadatta Maharaj: “todo lo que hagas con la intención de iluminarte, te conducirá hacia allí; todo lo que hagas sin esa intención, te alejará de ello”. No importa lo que parezca, lo que perciban los sentidos ligados a los prejuicios sociales y culturales, lo único que realmente importa es haber tomado la decisión de despertar y salir de la mente, cueste lo que cueste.

La persona espiritual no siente el miedo como todo el mundo. Sabe que es tan sólo un fantasma mental, una anticipación del futuro, por lo tanto con sólo dejar de pensar lo erradica de su vida. No le preocupa lo que le pueda suceder. Sabe que él mismo atrae las circunstancias y las personas de acuerdo a su estado interno, por lo tanto su prioridad es siempre y en todo momento auto corregirse, observarse, transmutarse y elevarse. A pesar de tener ego como cualquiera, puede conectarse fácilmente con su Dios interior cuando lo desea, experimentando la dicha, el gozo, la alegría, el amor, y la verdadera paz.

Si no quiere que le ocurra algo negativo, tan sólo retira esa posibilidad de su mente. No está expuesto a los males del mundo, simplemente porque no los atrae. No los elige. No se permite en ningún momento alojar en su interior pensamientos negativos, retirando su atención inmediatamente de allí. Sabe que él tiene el poder para elegir como vivir su propia vida, y no asume en ningún momento la posición de víctima o resignación. No se somete ante la realidad externa. Cuando quiere cambiar algo afuera, se cambia a sí mismo. No suele desesperarse cuando las cosas no resultan. Si no logra el cambio que buscaba, profundiza y analiza cuidadosamente sus creencias y emociones, para no volver a cometer el mismo error, pero mientras está en paz con su vida tal cual es.

Cuando hay que esperar, espera. Pero cuando hay que actuar, actúa. El hace lo que esté a su alcance para elevarse en todas las áreas de su vida, pero no se tortura, no se juzga ni se critica cuando las cosas no resultan. Incluso cuando haya sido él mismo el responsable, una y otra vez vuelve a su centro, perdonándose, comprendiéndose, y animándose permanentemente para seguir avanzando. Su meta es la realidad suprema, y tiene la absoluta certeza de que llegará a ella en esta vida.

Puede faltarle mucho aún para la iluminación, pero ha aprendido a dirigir en gran parte su destino. Conoce perfectamente como crear su realidad, y si se descubre a sí mismo perdido, descentrado, silenciosamente se retira del mundo para volver a su estado habitual.

. Le encanta que le muestren sus errores, pues solo asi puede corregirlos. No teme al dolor ni al sufrimiento, de ninguna índole. Sabe perfectamente que todo lo que le sucede es lo mejor que puede suceder. No lucha. No resiste. Todo lo recibe con amor y gratitud, sin hacer ningún tipo de distinción entre lo bueno y malo, entre lo que le gusta o no le gusta. Por supuesto que a veces se descubre fastidioso o resistente, pero jamás culpa a nadie ni a nada por ello, asumiendo toda responsabilidad y eliminando la perturbación conectándose con su propia luz.

Su vibración lo lleva a relacionarse con personas afines y a vivir experiencias agradables, pero en cuánto se presenta una situación negativa o prueba a superar, no permite que su mente interfiera en su evolución resistiendo o tratando de escapar de ello. Lo que viene tiene que venir, y él lo sabe muy bien. Cuando esté en sus manos cambiar el escenario, lo hará. Pero cuando no sea posible cambiar las circunstancias, les dará la bienvenida con profundo amor y gratitud, más allá de lo difíciles que puedan resultar.

Ser espiritual significa permitirse ser. Es no tener preferencias ante las emociones o pensamientos que surjan, tanto en uno mismo como en los demás. Es permitir, aceptar, aceptarlo todo. Si viene el dolor, que venga. Si viene la alegría, que venga. Si viene el conflicto o la violencia, que vengan. Todo se recibe con la misma actitud. Lo único que le importa a esta persona es su propia reacción. No mira jamás al otro, y si lo hace, lo reconoce y se pone en campaña para que no vuelva a suceder. Si irremediablemente debe enfrentarse a una persona negativa, llena de odio y maldad, presta toda su atención a lo qué tiene que aprender allí. Sabe que la vida entera está al servicio de su evolución. El sólo se pregunta: “¿para qué atraje esto a mi vida?, sabiendo con certeza que cuánta mas oscuridad haya, más luz hay detrás.

Para ser espiritual, lo cual se puede traducir a vivir sin sufrir y sin generar sufrimiento, lo único que debes hacer es ser tú mismo, que significa aceptarte y amarte tal cual eres. Cuando estás en paz con quien eres y con tu presente, no buscas la aprobación de los demás, no tienes expectativas, no estás buscando alcanzar algo, sino que disfrutas del camino sin apuro alguno. Cuando llegue, llegará. Pero mientras tú te sientes pleno y sin necesidades.

Solo cuando la búsqueda cesa, uno encuentra lo que buscaba.

POR LIC. FERNAN MAKAROFF

Advertisements

2 Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s