SONIDOS FUERA DEL TIEMPO: “DIDGERIDOO O YIDAKI”

 

 

 

 

 

 

 

Imagen

TERAPIA SONORA NATURAL

“EL DIGERIDOO”

 

El DIDGERIDOO es un instrumento musical de viento (o aerófono) ancestral utilizado por los aborígenes del norte de Australia. Se fija su origen en el 20.000 AC y se lo consideran el instrumento de viento más antiguo de la historia.

Su diseño original es un tronco o una rama de eucalipto ahuecada longitudinalmente y de forma natural por termitas fotosensibles. Éstas devoran la parte interior del tronco, formando pequeños surcos en diversas direcciones que lo convierten en un potente amplificador de sonido.Mide entre uno y tres metros de largo (mientras más largo, más grave su sonido) y se ensancha hacia el final, el cual se hace sonar al hacer vibrar los labios en el interior.

Hoy también existen instrumentos fabricados con caña de bambú, troncos ahuecados de pita o tubo de PVC.

Ya en tiempos remotos los aborígenes hacían uso de las propiedades del didgeridoo, como símbolo cultural e identificativo de su procedencia. Se ha usado ancestralmente como objeto ritual y de mimetización teatral con el entorno, como acompañamiento de la voz y también como instrumento solista.

Además es un medio de sanación que les permitía entrar en otros estados de conciencia ya quetiene el potencial para producir una gama de frecuencias que llegan al rango terapéutico de ultra sonido.

Las connotaciones arcaicas y el sonido característico del didgeridoo lo convierten en un instrumento óptimo para la musicoterapia, tanto para el que toca como para el que escucha.

El didgedidoo es un medio útil para el autoconocimiento, la relajación, la diversión y la comunicación. Muchas de nuestras terminaciones nerviosas, se encuentran en la lengua y en los labios (partes más empleadas) con lo que al tocar, se estimula sin duda el sistema nervioso. También es beneficioso para la respiración y el control y conciencia de las partes del cuerpo. La respiración circular, característica básica del instrumento, es a menudo empleada en segundos niveles de yoga como forma de concentración y relajación. Es un buen medio de expresión y una gran herramienta para liberar tensiones o para trabajar la autoestima. Actualmente se emplea también para terapias del sonido, masajes y sanaciones, con grupos de gente común o grupos problemáticos.

Trabaja con todos los elementos: TIERRA Y AIRE, ya que se pueden crear sonidos graves y guturales (provenientes de la garganta), y a la vez  bellos y volátiles armónicos. Tiene matices ardientes como elemento de FUEGO y frios y corrosivos como el METAL. Es posible crear sonidos “burbujosos” como el AGUA y por último la MADERA que es el material del cual está creado, y su concepción espiritual trabaja el elemento “ETER”.

A su vez es un doble instrumento (por su carácter polifónico) ya que puede crear hasta más de 5 sonidos al mismo tiempo, por lo que las posibilidades de fusionarlo con otros instrumentos o estilos de música son muy grandes. Produce un tono fundamental bajo y una gran variedad de armónicos, en un sonido a menudo muy similar al acorde de voz de los monjes tibetanos.

La respiración circular aporta notables beneficios. Tocar regularmente el didgeridoo mejora el sueño, reduce los ronquidos y disminuye la somnolencia diurna. Todo esto sin olvidar los beneficios que aporta tomar conciencia de nuestra propia respiración. Su práctica nos oxigena y se convierte en un momento meditativo que tranquiliza y despeja nuestra mente. Es un tratamiento natural para los trastornos del sueño.

Podemos inducir a estados de relajación profunda, al mismo tiempo que guiamos el viaje y sus dinámicas, a través del ritmo y la respiración. Aparte de las cualidades terapéutico-psicológicas, también podemos utilizar el sonido para masajear el cuerpo de un paciente a nivel físico y energético, desbloqueando tensiones musculares, contribuyendo positivamente a la reparación de fracturas óseas y aumentando el nivel de entropía en el cuerpo.Cuando se aplica a los tejidos blandos y articulaciones, las ondas sonoras son una forma de micro-masaje que ayudan a reducir la hinchazón, el aumento del flujo sanguíneo y disminuir el dolor, rigidez y espasmos.

Su práctica oxigena y se convierte en un momento meditativo que serena y despeja la mente. Su sonido es hipnótico y puede ser muy relajante o muy rítmicoayudando a sacar a la superficie aquellos sentimientos-emociones-pensamientos que nos limitan y que nos impiden ser nosotros mismos.  Su vibración transmite la energía de la Tierra y la conexión con la Naturaleza por lo que armoniza nuestros chakras.

Se le conoce como la “serpiente del arco iris”; por ser un puente entre el cielo y la tierra, ya que a través de sus sonidos se une la conciencia con las energías cósmicas y la energía de la Naturaleza.

BENEFICIOS DE LA TERAPIA DEL SONIDO

A través de la vibración del didgeridoo, el cante armónico y la aplicación de diapasones se re-afina el sistema energético, se armonizan los cuerpos sutiles y se sana el cuerpo físico.

Absolutamente todo lo que está en la Naturaleza está vibrando. “Todo es vibración”, es un principio universal.

Nuestras células, tejidos, órganos, son compuestos de átomos que vibran en distintas frecuencias.

En el estado natural de salud en el ser humano, todas esas frecuencias vibran en armonía, como en una inmensa sinfonía.

Sin embargo, ese estado de equilibrio se pierde fácilmente. El estrés, los ritmos de vida actual, las tensiones físicas y emocionales, interfieren en esa armonía interna, y nos conducen al cansancio, al dolor y a las enfermedades del cuerpo, de la mente y de las emociones.

Es un medio maravilloso para equilibrar los chakras y cambiar la conciencia desde un estado alterado de ansiedad y estrés hacia un estado de paz, relajación y serenidad, induciendo estados de sanación espontánea y estados místicos y elevando nuestra frecuencia vibratoria.

Cuando el sonido fluye a través de nuestro cuerpo  afecta a su vibración y permite un reordenamiento molecular.

El sonido lleva una cierta frecuencia y el cuerpo la reconoce. Ciertas combinaciones armónicas del sonido son interpretadas por el cuerpo humano como una clave hacia el reestablecimiento del equilibrio interno, el retorno hacia el estado de salud.

Esa clave es la armonía, que convierte al sonido en una poderosa herramienta de transformación. El sonido puede modificar cualquier sustancia, re ordenarla, y en definitiva, sanar.

También sabemos hoy -por el principio de resonancia- que es posible modificar estas frecuencias alteradas a través de la transmisión de otras frecuencias. Y eso es lo que convierte al sonido en un proceso terapéutico capaz de abrir la puerta al equilibrio físico, emocional, mental y espiritual.

El sonido de los cuencos de cuarzo, cuencos tibetanos y didgeridoo, afecta de manera global al individuo. Primero equilibra su cuerpo energético y los chakras (centros de energía) y luego limpia el campo áurico. Además, la vibración repercute en la columna que actúa como vehículo de resonancia y se extiende a través del sistema nervioso a nuestras células, tejidos y órganos.

COMO SE TOCA EL DIDGERIDOO?

No es un instrumento fácil de tocar. El intérprete debe generar una cierta vibración con sus labios cuando sopla la parte superior del tubo, lo cual se hace en forma continua, siempre respirando por la nariz de acuerdo a una técnica (“respiración circular”) que se va aprendiendo con la práctica. Esto produce un sonido constante y profundo, sin interrupciones.

Los intérpretes más experimentados pueden llegar a emitir sonidos de hasta cincuenta minutos de duración. Algunos —los realmente virtuosos— pueden combinar el soplido con sonidos de animales y vibraciones.

RESPIRACION CIRCULAR

Antes de tocar el didgeridoo se debe aprender a realizar la respiración circular, también llamada diafragmática. Este tipo de respiración permite expirar ininterrumpidamente a la vez que se inspira gracias a una técnica muscular especial desarrollada exclusivamente para hacer sonar el didgeridoo.

Se trata de usar la parte inferior de los pulmones para que al inspirar se hinche el abdomen mientras se mantiene la clavícula relajada. Se inflan los cachetes y se mantienen llenos de aire unos segundos. Cuando se note la presión se deshinchan y se vuelven a hinchar otra vez, varias tandas, hasta controlar el aire.

Para tocar el didgeridoo se ha de tomar aire por la nariz y dejar salir el aire de la boca cuando se empiecen a hinchar los pulmones, haciendo con los labios un ruido parecido al de una trompeta. De esta forma se consigue meter aire en los pulmones al mismo tiempo que se expulsa por la boca. La presión de los labios sobre el aire expulsado es la que permite que el didgeridoo suene.

Las etapas de la respiración circular

1-      Soplar normalmente con los pulmones. Dejar las mejillas hinchadas.

2-      Bloquear la glotis (como si tuvieras apnea) y expulsar el aire guardado en las mejillas.

3-      Al mismo tiempo, inspirar aire por la nariz. Si, es posible!! Biológicamente todo el mundo puede hacerlo.

4-      Desbloquear la glotis, y volver a expulsar el aire de los pulmones. Esta es la etapa más difícil.

Ahora que ya sabés cómo hacerlo, solo hará falta práctica y perseverancia, todo llega…

 

 

“Son todos nuestros músculos y órganos los que hacen que este instrumento suene. Por tanto, el didgeridoo: nos convierte en instrumento a nosotros mismos”.

 

 

María Laura Coscia

https://mlcoscia.wordpress.com/

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

1 Comment

  1. Pingback: SONIDOS FUERA DEL TIEMPO: “DIDGERIDOO O YIDAKI” | Mi blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s