MALAQUITA: “LA PIEDRA DEL MILENIO”

 

GRAN SANADORA Y DEPURADORA EMOCIONAL

 

La malaquita es una piedra semipreciosa  de color verde con bandas en tonos claro y oscuros.

Es muy poderosa y sólo debe usarse en su forma pulida y para uso externo pues es tóxica en su condición de polvo y  muy venenosa.

Energia: Receptiva.

Planeta: Venus

Elemento: Tierra

Poderes y usos mágicos: Protección, Poder, Amor,  Paz y Equilibrio. Simboliza la inteligencia y favorece la inspiración; es el símbolo de la creatividad y una de las piedras de la fortuna, el dinero y el éxito.

Signos afines: Leo, Aries, Acuario, Virgo, Capricornio, Cáncer, Tauro, Géminis, Escorpio y Sagitario.

Es una “piedra de transformación”, su espíritu te ayudará en los momentos de cambios, te impulsará a asumir riesgos y te dará la información sagrada que te lleva a tu evolución espiritual.  Muestra lo que nos impide el crecimiento, rompe vínculos no deseados, conceptos obsoletos y nos impulsa a lo nuevo. Sus efectos son directos e inmediatos.

Clarifica y activa todos los chakras y puede estimular eficientemente el del corazón y el de la garganta.  Es una piedra excelente para sacar todas las emociones reprimidas, reconocerlas y liberarlas.  Es de especial ayuda para ayudarnos a ver lo que no queremos ver.

Libera las inhibiciones y nos ayuda a expresar lo que sentimos, al tiempo que desarrolla la empatía hacia los demás haciéndonos ver cómo nos sentiríamos si estuvieramos en su lugar.  Alivia la timidez; resulta muy útil para sanar problemas psicosexuales, en especial cuando se deben experimentar experiencias traumáticas de vidas pasadas.  Favorece el proceso de renacimiento.

Puede usarse para facilitar la visión de la causa de una condición o enfermedad, dejándonos ver los desórdenes básicos que estén operando en el cuerpo físico, emocional, mental o espiritual y permitiéndonos liberarnos de ellos bajo una nueva conciencia.

Absorbe las radiaciones de cualquier tipo, limpia la contaminación electromagnética y cura las energías de la Tierra.  Posee una fuerte afinidad con la Naturaleza y el reino de las plantas y con todas las fuerzas dévicas.

Si una persona ha evolucionado notablemente y obra por la humanidad, la Malaquita le ayudará a cimentar energías mayores en el planeta.  Para los que están viviendo un proceso de purificación, la Malaquita actua como purgante y como espejo del subconsciente, donde queda reflejado todo lo que deba purificarse.

Estimula el razonamiento intuitivo e instintivo, permitiendo así el cambio que permita el avance.  También representa la fidelidad en el amor y la amistad, lealtad, entrega, camaradería y responsabilidad para socios en las transacciones de dinero.

Anima el progreso por la espiral de la infinita sabiduría, mientras  da fuerzas para el camino. La malaquita aterriza las energías espirituales en el planeta.

 

Propiedades curativas de la Malaquita

Es un puente de equilibrio entre todos los chakras, los limpia, los activa y sintoniza con el guía espiritual. Equilibra el plexo solar y el centro del corazón. Sobre el tercer ojo activa la visualización y la clarividencia. Sobre el corazón aporta equilibrio y armonía, y abre al amor incondicional. Sobre el plexo solar la Malaquita facilita una profunda curación emocional de experiencias negativas y viejos traumas del pasado. Se utiliza para bloqueos energéticos, dolor, angustia, cambios e inconstancia emocional.

Amplifica las energías positivas y las negativas. Absorbe las energías negativas y contaminantes de la atmósfera y del cuerpo. Protege contra la radiación de cualquier tipo. Limpia la contaminación electromagnética.

En el plano físico lleva rápido y eficaz el alivio en las zonas doloridas e hinchadas. Es útil para calambres, fracturas, inflamaciones articulares, tumores, mareos en los viajes y vértigo. Trata el páncreas y el bazo, y la glándula paratiroides. Se utiliza también para el asma, la artritis y la epilepsia.  Estimula el hígado para que libere toxinas, reduciendo la acidificación de los tejidos. Puesta alrededor de la cintura, trata la diabetes. Rebaja la presión sanguínea. Resuelve problemas oculares (sus vibraciones estimulan el nervio óptico) y amplia el campo visual. En el sistema respiratorio restaura la capacidad respiratoria profunda. También combate la dislexia.

Alinea el ADN y la estructura celular, y potencia el sistema inmunitario. Promueve la regeneración de tejidos.

Su vibración equilibrante restaura el sistema nervioso y armoniza los problemas de índole emocional. Lleva a manifestar sentimientos profundos y causas psicosomáticas. Libera las inhibiciones. Enseña a asumir responsabilidad por las propias acciones, pensamientos y sentimientos. Anima a expresar los sentimientos y ayuda a aliviar las alteraciones mentales, incluyendo las enfermedades psiquiátricas. Potencia la intuición y la comprensión, aleja las influencias psíquicas negativas, calma y relaja los procesos mentales por lo que combate la depresión. Equilibra hemisferios derecho / izquierdo del cerebro.

Su densidad no transparente absorbe fácilmente la energía y éste es el secreto de su poder y eficacia en las experiencias de meditación para facilitar la concentración y esclarecer aspectos inconscientes. Puede ser usada para la exploración interna. La piedra beneficia la intuición, la capacidad de visualizar, los pensamientos abstractos y  aumenta la velocidad del procesado de información.

Protección del mal de ojo. Especialmente recomendada para los niños pequeños.

 

Aplicaciones

Colocar una malaquita engarzada colgando del cuello o ponerla debajo de la almohada por las noches,  para eliminar las pesadillas y los pensamientos negativos.

Colocar una malaquita durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, sobre la frente, entre las dos cejas,  para combatir o prevenir la ansiedad y la depresión.

Colocar una malaquita durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, sobre el ombligo, para eliminar o prevenir todos los problemas del aparato digestivo.

Colocar una malaquita durante diez minutos diarios, acostados y en estado de relajación, dos dedos por debajo del ombligo para potenciar la fertilidad y la impotencia sexual.

 

NOTA: Debe ser limpiada antes y después de su uso.

 

 

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s