LA TERAPIA CRANEOSACRAL Y EL CUERPO ENERGETICO

BIODINAMICA CRANEOSACRAL

 

La Terapia Craneosacral Biodinámica es un sistema de trabajo corporal basado en la existencia de fuerzas inherentes al ser humano que le dan vida y actúan como base de un funcionamiento equilibrado entre mente, cuerpo y espíritu, que nos permite estar en contacto con las dimensiones esenciales de nuestra alma.

Se considera que el propio cuerpo tiene su propia matriz original a la que siempre recurre para volver a la forma cuando hay un desequilibrio en el organismo. Cuando el cuerpo no puede volver a su matriz original, es cuando sentimos los síntomas. El cuerpo busca recuperar su salud.Con la técnica biodinámica, lo que logramos es aumentar esta potencia para acompañar al organismo en su recorrido hacia un estado más equilibrado y de bienestar.

Cada persona tiene una sabiduría curativa interna que se desplegará y se expresará cuando cuente con las condiciones necesarias para hacerlo. Esta sabiduría curativa es la esencia de esta terapia: es inherente a la persona, es innata. Conectamos con ella a través de nuestra percepción y de nuestra capacidad de relacionarnos con la salud inherente de la persona, independientemente de la enfermedad que nos presente.

La biodinámica  integra elementos de múltiples fuentes para crear una aproximación cuántica a la terapia craneosacral. Cuenta con una base energética, aunque sus efectos se registran como cambios en los tejidos y funciones corporales. Fortalece a la persona, trabaja con la sabiduría innata de sus cuerpos y les ofrece medios concretos para tratar las dinámicas energéticas que constituyen la raíz de todos los síntomas. Estas dinámicas energéticas son las fuerzas organizativas que ordenan las funciones vitales.

El terapeuta puede equilibrar la estructura corporal, influir en el metabolismo y llevar al sistema nervioso a un mayor equilibrio. También ayuda a acumular potencia gradualmente, incrementando la fuerza de vida primaria y potenciando la vitalidad corporal. El método biodinámico opera con las energías que subyacen a los síntomas, ayudándoles a encontrar su estado de equilibrio natural. Esto permite una reorganización de los tejidos y de las pautas energéticas corporales surgidas desde adentro. De este modo se anima al sistema de la persona a encontrar su propia resolución de las enfermedades y lesiones, y esto permite desplegar el proceso de curación desde dentro.

Cuando trabajamos con la biodinámica, lo hacemos desde una visión fisiológica en la reestructuración del propio sistema, que afectara al campo emocional. Estamos trabajando con el sistema, no con patologías concretas.

En vez de enfocarnos en partes fragmentadas o lesiones escuchamos el todo. Escuchamos las profundidades del sistema craneosacral, no realizamos nada, no buscamos la disfunción, no buscamos barreras o restricciones, simplemente nos sentamos y escuchamos los tejidos, observamos en el presente el movimiento en el corazón de la inercia. En vez de enfocar la atención en la enfermedad escuchamos la SALUD, la salud que nunca se pierde, que siempre está presente en el cianotipo perfecto dentro de nosotros desde el momento de la concepción.

La salud dirige el tratamiento.

 

Si fortalecemos el campo de energía humano,

la salud integral e innata del ser humano

se realiza de forma automática.

DESPUES DE LA SESION:

Paseo:

Después de cada sesión es una buena idea andar 5-10 minutos antes de coger o sentarse en el coche. El paseo ayuda al cuerpo a adaptarse a su nuevo equilibrio. El tráfico puede ser agotador y estresante, y según la situación particular puede hacer que sus tejidos se tensen de nuevo otra vez.

Entonces tómese tiempo para pasear después de la sesión.

Respeto:

Aunque pueda sentirse eufórico, con más fuerza, su cuerpo esta todavía vulnerable y adaptándose a un nuevo equilibrio durante algunas horas. Puede que se sienta capaz de hacer cualquier cosa, NO la haga, deje su cuerpo descansar y curarse. A pesar que su cuerpo haya sido equilibrado en un estado más normal de funcionamiento él todavía no se ha curado. La curación lleva tiempo, trate su cuerpo con respeto, evite cualquier actividad vigorosa o movimientos bruscos durante 1 o 2 días después de cada sesión.

Agua:

Beba mucha agua durante 2 días después de cada sesión. Algunos pacientes relatan una situación de fatiga, cansancio. Cuando los tejidos se liberan después de tiempo de estar muy tensos, puede haber una liberación de metabolitos en el torrente sanguíneo. Es una buena idea limpiarse aumentando la ingesta de agua.

Puede sentirse dolorido:

Según los problemas particulares puede sentirse dolorido después de las primeras 1 o 2 sesiones. Esto es una respuesta típica y significa que su cuerpo se está adaptando al nuevo equilibrio.

EVITAR SOBRE TRATAMIENTOS:

Demasiados tratamientos en un intervalo corto de tiempo puede ser sobreestimulación.

Evite fisioterapia, acupuntura, masajes… y otros tipos de tratamientos físicos durante los 2 o 3 días después de la sesión.

 Imagen

Advertisements

1 Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s